sábado, 22 de junio de 2013

#CORA y las #TIC o el qué sin el cómo

Aviso: Análisis a título estrictamente personal


He empleado, como tantos otros funcionarios, el tiempo del sábado en la lectura de las 253 páginas del informe CORA. Una lectura en la que he hecho el experimento adicional de ir tomando notas públicas en mi perfil de twitter, y en la que reconozco es necesaria una segunda vuelta de profundidad. Mis sensaciones al finalizar la lectura son encontradas y contradictorias. Sin duda es necesario reformar la Administración, sin duda existen medidas en la línea de cambio de la cultura administrativa, pero siguen faltando ingredientes para poder valorar la viabilidad de las propuestas, al menos en el ámbito de las que tienen un rol las Tecnologias de la Información.

Creo que el informe tiene aspectos positivos en la intención de hacer de la tecnología el eje en torno al que giran gran parte de las medidas de incluidas en los apartados dedicados a "Medidas de carácter general", "Subcomisión de duplicidades" y "Subcomisión de simplificación administrativa". Existen un amplio número de sistemas de información internos que se proponen y ayudarán a la necesaria digitalización de la vida administrativa, entre ellos:
  • Dedicados a planificar el trabajo en la Administración y evaluar la eficiencia de unidades y personas en su servicio público
  • De gestión unificada de personal que permitan una asignación de capacidades efectiva
  • Gestión automatizada de convenios entre entidades públicas

Resulta también interesante que para la Factura-e se plantee poner en encima de la mesa el principio de "comply or justify" para la adhesión al mismo. Cabe preguntarse porqué no se propone ese mismo principio de cuasi-obligatoriedad no se aplica a otros sistemas a los que también se hace mención en el informe, como el Centro de Transferencia de Tecnología o la Plataforma de Contratación, ambos sistemas ya existentes en los que sólo se busca la interoperabilidad entre las soluciones existentes en distintos ámbitos territoriales. O porqué no llega a establecerse la obligatoriedad del uso de una única plataforma de validación de firma e identidad electrónica como fuente de autenticación única a todos los servicios electrónicos.

Otro aspecto interesante es la aparente voluntad de crear de un conjunto de bases de datos de únicas para aspectos diversos, como subvenciones o centros educativos entre otras. Una fuente de información sectorial integrada a nivel nacional, sea cuál sea el sector, es siempre deseable para poder inyectar proactividad en los servicios públicos y la puesta a disposición de terceros para crear riqueza y otros servicios. Es decir, puede ser una medida clave para potenciar el Big Data dentro de la Administración y el Open Data como servicio de valor público. Obviamente, no será una medida sencilla. Habrá que sortear los icebergs en forma de cambios en la legislación de protección personales.

En el ámbito de los servicios públicos electrónicos, la apuesta de mayor calado es la unificación de la legislación de trámites presenciales (Ley 30/1992) y la de trámites electrónicos (Ley 11/2007). Sin duda también algo necesario para hacer realidad en el BOE que la Administración ya es Electrónica. Pero existe también una aparente apuesta por extender la obligatoriedad de sistemas ya existentes, y claves como habilitadores de la Administración Electrónica, como la Plataforma de Intermediación o el Registro de Apoderamientos, o por el pleno desarrollo de la Receta Electrónica y el Historial Clínico Electrónico en ámbito sanitario. Y no conviene olvidar el impulso y armonización que parece quiere darse a fórmulas de autenticación sencillas como las utilizadas por la AEAT en IRPF en detrimento del DNIe.

Si me surgen dudas en otros proyectos e iniciativas que se proponen. La conexión entre la Central de Información financiera y el futuro Portal de Transparencia no está clara, cuando gran parte de la información proactiva a publicar en el segundo coincide con la que se pretende publicar en el primero. El Punto de Acceso General de lo Servicios no queda claro si es un cambio de nombre del portal 060 acompañado de un rediseño orientado a eventos vitales o un cambio de cultura en el despliegue de servicios similar a lo que ha sido gov.uk en Reino Unido.

Pero en todos estos proyectos que se proponen, tanto aquellos que cada cual juzgue como mas necesarios como los que uno juzgue como más superfluos, queda una duda: ¿cómo?

Un cómo que empieza por los presupuestos necesarios para el desarrollo de todos estos sistemas y servicios, así como un calendario de ejecución. Es de suponer que todo ello está entre las 2.000 fichas de CORA, pero dado el énfasis que se hace en las cifras de ahorro que se van a conseguir, debería también hablarse de los medios económicos con las que van a alcanzarse y los plazos y compromisos.

En segundo lugar, en otro de sus apartados se habla de un reestructuración completa de de las TIC en la AGE. Se menciona la creación de un CIO y una Agencia, del mantenimiento de las unidades TIC sectoriales y de la consolidación de infraestructuras comunes. Aspectos que aunque pueden ser positivos aunque faltan detalles (medios, recursos, jerarquia). Pero también falta una conexión entre esta reestructuración y los servicios y sistemas que se pretenden desarrollar al amparo de CORA. ¿Cuáles de ellos serán responsabilidad de la Agencia TIC? ¿En cuáles el CIO jugará su papel de líder estratégico? ¿cuál será el rango de prioridades entre consolidación y desarrollo de nuevos servicios?

Esperaremos a la siguiente entrega del Informe CORA, ese gordo volumen que aparecía entre Soraya y Montoro en la rueda de prensa y que sin duda contiene todas las claves que nos faltan.





lunes, 17 de junio de 2013

I Encuentro Nacional de la Blogosfera Pública #ENBP13

El 27 de Junio se celebra el I Encuentro Nacional de la Blogosfera Pública. Quiero agradecer a Miguel de Bas y su Club de Innovación haberme invitado a la misma y disculparme por poder estar sólo de modo remoto. 

En el encuentro participarán de modo presencial una parte importante de la familia bloguera. 

Alberto Ortíz de Zárate (Coordinador)  Administraciones en Red - Antonio Díaz Méndez. Administración Inteligente - Antonio Galindo. Administracion Local 2.0 - Bartolomé Borrego.Procedimientos electrónicos  - Carlos E Jimenez. El Blog de Estratic - Carlos Guadian. K Government - David Rey Jordán.Funkziuni - Estefanía Serrano. Administración Deliberativa - Guillermo Yañez. contratacionpublicacp.com - Iñaki Ortiz. Administraciones en Red. - Jordi Graells, coordinador de la XiP  Graellsblog - Jorge Campanillas. Iurismatica blog  - Julián Valero.Derecho Tecnología y Modernización Administrativa  - Marc Garriga. Brou Casola - Marta de Miguel. Administración Deliberativa - Nuria Vives. Encara un altre bloc - Oscar Cortés. I-publica

No son todos los que están pero si están todos los que son. Con muchos de ellos mantengo una relación  cuasicontinua a través de las redes y están en la Blogosfera Pública desde siempre, o yo los recuerdo allí desde el origen de "mi siempre" cuando hacia 2007 era opositor. Nunca agradeceré lo suficiente a todos ellos lo que me han dado y me dan a diario. En especial, al culpable de que me introdujera en este mundo, Carlos Guadian y su K-Government. Fue el primer hilo de la madeja que encontré, y gracias al  que tirando llegué a conocer al resto.

Estar en la Blogosfera Pública es un modo distinto de estar en la Administración. Es aumentar tu grado de exposición al exterior y con ello la posibilidad de enriquecerte personalmente, aprender y ser más capaz de mejorar tu trabajo día a día. Y con ello el servicio público que prestas. Es el intrampredimiento que tan acertadamente ha conceptualizado David Rey Jordán.

Estar en la Blogosfera Pública es ir contracorriente en tiempos de disminución de lo público. Porque estar en ella es precisamente lo contrario, es tratar de exportar lo publico y los valores que nos mueven a la sociedad. 

Recuerdos a todos y trataré de estar en encuentro desde la red. Os echaré de menos familia.


jueves, 13 de junio de 2013

#Funcionarios y Ley #Transparencia

En el pasado ASTICnet, tuvimos la fortuna de contar con David Cabo. Una persona que admiro por su continua lucha (práctica) en favor de la transparencia de los poderes públicos, que comenzó desde la base de la pirámide del activismo hasta llegar a convertirse en una de sus figuras más destacadas. Este país necesita muchos David Cabo.

Enlazando de wifi de aeropuerto en wifi de otro aeropuerto traté de seguir y participar en un debate en el que lamenté no estar presente. En el mismo, a raíz de un tweet de @joseche_jagg del que hice RT surgió el interesante debate de los Funcionarios ante la transparencia, aunque finalmente derivó hacia el asunto del mail como canal de petición. Un debate difícil de mantener en 140 carácteres. Prometo escribir algo sobre lo segundo, pero me voy a centrar en lo primero.

Sin triunfalismos, si creo como @joseche_jagg que muchos funcionarios estamos a favor de la transparencia de nuestro trabajo. Digo muchos, no todos, precisamente por no querer caer en triunfalismos, y por que como bien dice David, decir que "no hay funcionario que no quiera la transparencia no nos lleva a ningún sitio". Siempre es necesaria entre los empleados públicos la promoción de la cultura de los abierto, y que sean parte activa en la transparencia de la Administración.

Pero .... ¿Hasta que punto depende de un empleado público la transparencia de la Administración?

Vaya a continuación un análisis de la situación y cómo la futura ley de transparencia podría facilitar (introduciendo cambios) una participación activa de los empleados públicos en el acceso a la información. Aviso que no tengo la formación jurídica formal para considerar lo que sigue más que un trabajo de aficionado. Se admiten mejoras y pido disculpa por errores académicos. (Y reitero que estas aportaciones son personales, y no a título ni de empleado público o miembro de ninguna asociación).

Conviene puntualizar, en primer lugar, que las peticiones de información recibidas por canales formales, como los registros presenciales y electrónicos, o informales, como el correo electrónico, no se dirigen a empleados públicos sino a las organizaciones administrativas en las que prestamos servicio. Estas son las que dan respuesta a las peticiones de los ciudadanos, tanto en el acceso a la información cómo en cualquier otra solicitud o servicio público. Ello es algo que se mantiene dentro del último borrador conocido de la ley de transparencia, que fija como ámbito de aplicación de la ley (articulo 2) a una serie de entidades con distinto grado de participación pública. Mientras, aquel personal que presta servicio en las mismas (articulo 3) está obligado a facilitar información a estas organizaciones para dar respuesta a los solicitudes que recibe, indicándose de modo expreso que esto debe hacerlo sólo "previo requerimiento".  No existe otra mención en el borrador de ley hacia el papel del empleado público en el proceso de facilitar información, excepto para establecer una sanción grave a aquellos responsables de no resolver en el plazo establecido por la ley (articulo 17.6), aunque esté claro que quien de curso al proceso habrán de ser funcionarios u otro personal al servicio de la Administración. Es decir, la propuesta de ley de transparencia no incluye cambios significativos sobre el rol de medio no activo de los empleados públicos en la transparencia de las Administraciones Públicas.

He revisado las propuestas de la Coalición Pro-Acceso (Disclosure: y he aprovechado para firmar mi apoyo a los diez principios que defiende a título particular, algo que no se si había ya hecho y que recomiendo hacer).  Entre ellas figura


Propuesta 19: El Parlamento debería incluir en la ley las sanciones y protecciones que se enumeran en este punto para reforzar el derecho de acceso a la información y asegurar una implementación más rápida. 
Ello hace referencia a un punto  que se incluye en ése apartado y que dice


Protección especial para aquellos funcionarios que, de buena fe, publiquen información que no debería haber sido publicada por afectar a alguna de las excepciones previstas en la ley.
Una propuesta que sin duda sería de valor, ya que podría dar cabida a una protección mayor del papel del funcionario. No obstante, quizás le falte profundidad y desarrollo. Y ello probablemente sea a causa de que los empleados públicos (a título personal) no nos hayamos involucrado lo suficiente en aportar a dichas propuestas nuestras aportaciones. Aunque también hay que resaltar, que dichas aportaciones tampoco se han buscado en exceso. Revisando la lista de comparecencias ante la comisión del Congreso que ha debatido el proyecto (versión gráfica), uno descubre que entre ellos sólo está la presencia de la Presidenta de la Asociación de Archiveros y de la funcionaria en excelencia Elisa de la Nuez (gran intervención, por cierto).

Todo ello lleva a haber encontrado escaso número de propuestas entorno incluir medidas de protección del empleado público como garante de una correcta implementación de la ley de transparencia. Sin ánimo de ser quien las haga, siempre tendrían la imperfección de la falta de conocimiento jurídico, he tratado de hacer un barrido en Internet sobre la materia de los "whistleblowers" (me niego a tratar de traducir el bello y anglosajón término). Es ello un entorno complejo, dónde no sólo se mezcla la colaboración voluntaria de funcionarios en casos de acceso a la información que se conozcan sino también la libertad de expresión de los funcionarios. Quizás el desarrollo más interesante que he encontrado son las propuestas de Transparencia Internacional sobre los principios que deben regir la legislación sobre whistleblowers. Existen razones para ello, y en este documento pueden encontrarse algunos casos de funcionarios que han sufrido algún tipo de persecución por ejercer de whistleblowers en paises de la Unión Europea.

El porqué han de incorporarse los principios de la propuesta de Transparencia Internacional para protección de los whistleblowers empleados públicos en nuestra futura ley de transparencia está motivado por la existencia de un régimen disciplinario de los empleados públicos. Dicho régimen incluye límites en el ámbito de la difusión de información (ver articulo 95.2.e y articulo  95.3.c del Estatuto Básico del Empleado Público), y consecuentemente a un rol activo de los empleados públicos en el acceso a la información.

Por no ser prolijo en propuestas, ello nos llevaría al menos a la necesidad de otorgar una serie de  competencias al anunciado órgano independiente que sea el máximo garante de la ley de transparencia 


  • Ser órgano de apelación para faltas disciplinarias relacionados con los artículos 95.2.e y 95.3.c del EBEP
  • Facilitar un canal, con garantía de anonimato, para que empleados públicos denuncien casos de desvío en la interpretación de los principios de la ley de transparencia en peticiones de acceso de información
  • Proporcionar de modo anónimo información de la que dispongan relativa a peticiones de acceso a la información de las que tenga conocimiento y no le haya sido requerida
  • Interpretación del principio de buena fe de los empleados públicos que publiquen información fuera de los límites de la ley de transparencia
  • Capacidad de revisión a petición de empleados públicos, con garantía de anonimato, de actos administrativos presentes o pasados que declaren alguna materia fuera del derecho de acceso  a la información


Espero con este debate haber contribuido (reitero, a título personal) al debate sobre la futura Ley de Transparencia. No he conseguido encontrar en la red referencias sobre el tema en los debates virtuales sobre la Ley de Transparencia, y quizás aún estemos a tiempo de abrir la vía.






jueves, 6 de junio de 2013

Ausencias, gratitudes y premios

Desarrollar ciertos tipos de trabajo exigen ausencias imprevistas, que afectan al ámbito de lo no profesional.  Esta tarde, a estas horas, debería estar en AsticNet, uno de los dos eventos anuales bandera de ASTIC, la asociación profesional de funcionarios de Tecnologías de la Información de la Administración del Estado, que tengo el honor de presidir. Y sin embargo, no estaré. Me hallaré en Cork, a unos 1.327 kilómetros de distancia. Aunque hoy y mañana todo un equipo hará que esa ausencia sea anécdota, un equipo con quien llevo casi un año andado.

Por cuestiones del azar, hoy y mañana se celebraban las jornadas WIRE, en el seno de las cuales se otorgaban los primeros premios de innovación pública de la Unión Europea. A estos premios presentamos en su día el proyecto Aporta en el que participo y que hoy era reconocido con uno de los galardones. Un reconocimiento de este tipo a una iniciativa Española y netamente tecnológica, me es importante como funcionario dedicado a la tecnología. Más me satisface además que sea una iniciativa dónde la colaboración interna en la AGE y externa con otras Administraciones y sector privado. La cultura abierta, la cultura 2.0, no sólo es posible sino que da resultados y es reconocida. Aunque nos quede más por hacer de lo que hemos andado, es un premio a todos los que están alrededor de la reutilización de la información del sector público.

Disculpas por la ausencia en AsticNet, gratitud tanto a quienes harán olvidarla como a quienes la han hecho posible.

lunes, 3 de junio de 2013

La política como coartada del #postureo

La Real Academia Española de la Lengua define la política cómo actividad realizada por el aparato gubernamental del siguiente modo 

7. f. Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.
8. f. Actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos.




Consecuentemente, nos guste o no, todas las actividades que desarrollamos dentro de la Administración es política. O al menos la base técnica necesaria para desarrollar una política o ejecutarla. La base técnica de la política es la que se supone deberían aportar los funcionarios públicos, guiados por el principio del interés general. Sin embargo, en muchas ocasiones esta labor se comparte con asesores o personal de confianza externos a la función pública, y que acompañan al responsable administrativo (Ministro o Secretario de Estado) en el tiempo que permanece de responsable de una parcela de Gobierno.

Dentro del colectivo de empleados públicos, se culpa en ocasiones al personal de confianza y asesores no funcionarios de la marginación de los funcionarios públicos. Obviamente, existirá siempre entre funcionarios y no funcionarios la desconfianza propia del mundo transitorio de la política, la tensión entre lo perenne y lo caduco, pero ni los primeros aspiran a sustituir a los segundos ni los segundos a los primeros.  

Y sin embargo, todos sabemos de compañeros funcionarios que, sin justificación, dejan de desarrollar una labor con el cambio de responsable administrativo. Situaciones que se califican como "cosas de la política". ¿Son los no funcionarios responsables de ello? Generalmente, no. Generalmente se debe más al "hombre lobo para el hombre". O por decirlo más claro, al funcionario que aprovecha una circunstancial cercanía al ámbito no funcionario para colonizar un área técnica a la que era ajeno y en la que suele "estorbar" quien antes desarrollaba esa actividad. 

Las tristes circunstancias descritas, afortunadamente, no pasan en todas las áreas de la Administración. Incluso en algunas áreas sucede demasiado poco y existen casos de continuidad que desafían toda lógica de lo racional, pero esa es otra historia. Si se realiza un mínimo análisis, uno descubre que aquellos ámbitos dónde acaecen las desagradables situaciones descritas son las que coinciden con los "pet projects" (proyectos mascota) del ámbito no funcionario, bien con coincidencia de modo total o parcial, y sucede más frecuentemente en áreas donde la usurpación tiene bajo riesgo por estar funcionando con moderada corrección técnica. 

¿Cómo se llega a esa situación? Por alguna razón un funcionario adquiere una posición de poder que le permite ocupar un área de acción atractiva para el ámbito no funcionario . Ocupar dicho área le reportaría visibilidad y recoger frutos de éxito con un esfuerzo bajo, con lo que se da la tormenta perfecta para el "postureo", para adquirir una relevancia inmerecida y consolidarse en una posición de cara a un futuro. Es entonces cuando se usa la política como coartada y se margina a quien estaba por "cosas de la política". Dependiendo del perfil del usurpador, el área seguirá funcionando o se hundirá irremisiblemente, generalmente acaece más lo segundo, pero para cuando sucede el depredador ha abandonado ya el barco o ha descubierto como simular que el hundimiento de debe a la situación heredada. Eso sí, habrá obtenido las fuerzas necesarias para alcanzar el siguiente objetivo donde desarrollar su "postureo".

Política, cuantos crímenes se cometen en tu nombre.




palyginti kainas