jueves, 30 de mayo de 2013

#GOVCIO2013 "Aporta: Building a whole-of-government ReUse of PSI strategy"

Guidelines for  the presentation
"Aporta: Building a whole-of-government ReUse of PSI  strategy" 
"Leading the way in eGovernment development" - Helsinki






Note: This is material for five minutes introduction to a debate on whole-of-government eGovernment policies

The Elements of the Modern State.
Raymond Carré de Malberg, a French jurist that lived in the first part of the twenty century, defined the Modern State as a political community that shares a territory and has its own organisation. I do not know what you think, but in my opinion if the French politician were alive nowadays he would have included a fourth element in his definition of a Modern State: The Government Data.
Government Data is the main asset of a Modern State, and perhaps the most valuable one. The data produced and held by the government defines the relationship between people and the natural resources of the territory, how they live and the economic flows of the country. The historic heritage of the community are pieces of information or we are transforming it in information through digitalisation. Even the legal framework of a State is a complex kind of data with a hierarchic structure. To sum up, the Government Data is the nexus that joins community, territory and organisation of the State and makes a country understandable to a human being, even if he has no previous relation with it.

ReUse of PSI virtuous circle
Making the Government Data available to the public has enormous benefits, both economical and social. However, the main benefit are the new dynamics that open data introduces in the relationships in the Society. It is what I call the ReUse of PSI virtuous circle.
Making the government data available to the public is the conerstone for open government. It creates a new dimension for a participation that has as its final consequence a society that understood better the limits of the government due to a continuous accountability. But it has another consequence, they also have in their hands the raw material to create those product and services outside the limits of the State and its public mission.
The set of new products and services created by the society enhance the competitivity of the country. Citizens and businesses have new tools for their daily activity and with these new tools its efficiency is increased. But also the Government obtain its share of benefits.
The implication that propells the virtuous circle is that government needs to develop less products and services because the society has already developed part of them. And therefore, resources are freed to release new government data and the wheel will not stop ever.

Bridging the demand-and-supply gap with a whole-of-government approach
Unfortunately we have a problem. There is a gap between demand and supply of government data.
On one hand, whatever the government unit that held the data, citizens and businesses demands it in open and free standards, under the same usage conditions crystal clear and written in a license, in machine readable format with the greatest granularity and accessible through a unified point of contact.
On the other hand, how information is managed and published is one of the best examples of the predominant "silo culture" in governments. The information a and data is handled in a highly decentralised manner and rarely shared, both for rational and irrational causes, and in this desentralised manner is supplied to the public. This desentralised management of Government impact has as a consequence that rarely is provided according with the society needs.
In order to bridge this gap a whole-of-government approach is needed. First of all, we need political backing reflected in regulations as harmonised as possible between the different government layers, with a general authorisation to reuse all the public government data and an obligation to use open machine-readable formats. Secondly, the open data arena should be a meeting point between public and private sector. An open data policy is as sensible as the data sets published are valuable for the society. And this is only possible with a public private partnership for identifiying the useful pieces of information and the model for their explotation. Last but not least, we should apply technology wisely, using DCAT and linked data standards  to create a federation or network of interoperable open data portals that helps the users to navigate in the endless sea of data.

Spain approach to a whole-of-government ReUse of PSI policy
In order to deploy the elements needed to build the bridge between the information holders and resusers, the Spanish Government launched in 2009 the Aporta Project. Aporta is a project where the Ministry of Industry and the Ministry of Public Administration joint forces to promote the Reuse of PSI culture and create awareness of the value of PSI, both among the Society and the Administrative units. The ministries are in charge of the Strategic level of the project that defines the legal framework, disseminate the policy and develop guidelines for its implementation. As for the operational level, Red.es, a Public Sector Company, provides the needed tools and instruments to make this strategy a reality. The company is in charge of the national catalogue of PSI, the management of the social network channels and other logistic and technical aspects.

domingo, 26 de mayo de 2013

#aapp Kickstarter


En un reciente artículo de Harward Business Review que he conocido hoy por @cesarcalderon , se planteaba la necesidad de implantar modelo Kickstarter en las organizaciones. No es la primera vez que leo sobre esta hipótesis, quizás sea inevitable que uno tenga que apostar parte de su sueldo a las ideas que crea tienen futuro para mantener su puesto de trabajo, no obstante, creo que el paso previo es que la organización se crea el modelo, y que una parte del presupuesto se dedique a las ideas seleccionadas por sus empleados. Algo parecido, proponía en un post Andrés Nin para la Administracion Pública. 

Pero quizás va siendo hora de ir más lejos. En una sociedad atenazada por el pavor a caer en el abismo socio-económico, es quizás hora desatar la sabiduría de las multitudes en la dedicación de los presupuestos públicos, o al menos una parte de ellos, encontrar entre todos y apoyar las políticas públicas que nos ayuden a salir de la crisis. Cada vez hay menos excusas para que seamos los propios ciudadanos los que, al menos en una parte porcentualmente ínfima como un 0,5% decidamos apoyar una u otra política pública o idea a implementar. Colectivos o personas con propuestas concretas para acciones concretas. Ya lo hacemos marcando o no la equis de fines sociales o instituciones religiosas, ¿porqué no permitir dar un suplemento presupuestario a otras políticas como educación o sanidad?

Un administración modelo Kickstarter, en sus relaciones internas y externas, es quizás una palanca de salida dela crisis. Como decía en mi tweet respuesta a Cesar, quizás necesitamos naciones en modelo Kickstarter.

lunes, 20 de mayo de 2013

Una aproximación a la medición del desarrollo de una #SmartCity


Las estadísticas de población mundiales y nacionales muestran un crecimiento exponencial de la densidad poblacional en las ciudades:
Esta tendencia conduce a la búsqueda de soluciones y estrategias que hagan de las ciudades entornos con mayor calidad de vida, sostenibles, accesibles para todos y centradas en las necesidades de ciudadanos y empresas. Las Smart City o Ciudades Inteligentes surgen como respuesta a esta necesidad.

¿Pero qué es una Smart City? Existen tantas definiciones como estudios y escritos se han publicado sobre la materia, en casi todas ellas aparecen unidos de un modo u otro los siguientes conceptos
  • Aprovechamiento de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones
  • Dentro de un entorno urbano 
  • Necesidad de colaboración entre actores públicos y privados para su desarrollo
  • Sostenibilidad en el tiempo del concepto desde el punto de vista económico y social
  • Generador de desarrollo económico
  • Transversalidad en el desarrollo del concepto, si bien haciendo mayor o menor hincapié en un dominio público dependiendo del entorno concreto de la ciudad
El éxito del desarrollo de una Smart City desde el punto de vista tecnológico dependerá de cómo las TIC contribuyan al desarrollo de los servicios urbanos y a mejorar la calidad de vida de los habitantes. Los indicadores relativos a servicios urbanos y calidad de vida están actualmente bajo desarrollo dentro ISO dentro del borrador de estándar ISO/DIS 37120. El estándar ISO bajo desarrollo se apoya en trabajos previos de la organización "Global City Indicators Facility (GCIF)".

Su seguimos el modelo de evaluación de la Administración Electrónica y uso de las TIC en Administraciones que mencione en un artículo para la Revista Indice del INE, los indicadores ISO nos mostrarían los outcome de rendimiento de nuestra política urbana global. Desde el punto de vista tecnológico, deberíamos preocuparnos de los input y output que son aportados para el desarrollo de la Smart City.

Una posible aproximación a establecer un conjunto de indicadores de input sería establecer un modelo de madurez del desarrollo, tratando de evaluar el modelo de gobernanza del proyecto. Esta aproximación, es por ejemplo la seguida en el trabajo de Jung Hoon Lee (pag. 20). En este modelo se establecen cuatro niveles de madurez contra los que contrastar cinco categorías: Liderazgo, Formulación, Organización, Procesos de Gestión, Encuadramiento en política municipal. A este modelo de madurez puramente cualitativo podrían añadirse factores cuantitativos, relacionando las inversiones y gastos en TIC y recursos humanos dedicados a las smart city con parámetros objetivos como la población o la extensión urbana de la ciudad.

A la hora de evaluar los output, una posible aproximación sería la identificación de servicios digitales urbanos, incidentes sobre la calidad de vida de los ciudadanos en cada una de las áreas identificadas por ISO o GCIF. Por ejemplo, en el caso de salud un servicio cuya versión digital contribuye a este bienestar ciudadano sería la cita previa en centros de salud y hospitales de la localidad. Otro ejemplo sería la existencia de un portal de transparencia como factor que contribuye a una mejor gobernanza de la ciudad. La identificación de estos servicios podría hacerse de modo atómico, o bien enfocándolo a la satisfacción de eventos vitales propios de los ciudadanos. 

El establecimiento de indicadores sobre el desarrollo de las Smart City desde el punto de vista tecnológico es necesariamente un trabajo en sus primeras fases. Su definición requerirá de una necesaria confluencia entre expertos en tecnología y áreas de negocio con conocimiento profundo del entorno urbano.

martes, 14 de mayo de 2013

Difusión de la nueva Directiva #RISP y #opendata

Con motivo de la aprobación por el Consejo de la Unión Europea de la nueva Directiva de Reutilización de la Información del Sector Público, y a falta que sea refrendada por el Parlamento Europeo, he comenzado a incorporar a mi repertorio de presentaciones la divulgación de la misma. Es necesario ante cualquier nuevo marco legal dar a conocer su alcance y limitaciones, especialmente en un ámbito como la economía del dato que ha de ser clave en la superación de la crisis económica.

La presentación al respecto de la nueva Directiva fue el eje de mis intervenciones en los eventos organizados por Sociedad de la Información, Proyecto SEED y Ayuntamiento de Zaragoza, y lo será esta semana dentro del evento organizado por el proyecto HOMER. Un relato argumental de la misma puede encontrarse en la nota técnica del Observatorio de Administración Electrónica de Mayo de 2013. Las transparencias asociadas las dejo bajo estas líneas.



domingo, 5 de mayo de 2013

Evaluando la Administración Electrónica: ¿Medición de servicios o de una política pública?

Artículo publicado en número 55 de "Revista Índice" - "Sociedad Digital"





Antecedentes
El desarrollo de la Administración Electrónica es una de las políticas públicas transversales de más reciente nacimiento, conjuntamente con el amplio concepto de Sociedad de la Información. Las primeras definiciones de Administración Electrónica se remontan al comienzo de presente siglo, destacando entre ellas la de la Comisión Europea que la caracterizaba como “la aplicación de tecnologías de la información y la comunicación en las administraciones públicas, junto con el cambio organizativo y el desarrollo de nuevas habilidades, para mejorar los servicios públicos, los procesos democráticos y las políticas públicas”1. Esta dualidad de la Administración Electrónica como servicio de la Sociedad de la Información y proceso interno de las Administraciones Públicas, ha llevado a distintas aproximaciones en la evaluación de la Administración Electrónica. El presente artículo trata de hacer un recorrido por ambas visiones.


La Administración Electrónica como servicio de la Sociedad de la Información

Cómo se ha indicado en la introducción, el desarrollo de la Administración Electrónica ha sido centro de las preocupaciones de la Comisión Europea por más de una década. El uso de las Tecnologías de la Información en las Administraciones era apreciado por un elemento clave en su modernización, necesaria para alcanzar en la Unión Europea “la economía del conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de un crecimiento económico duradero acompañado por una mejora cuantitativa y cualitativa del empleo y una mayor cohesión social»2.

Debido al marco competencial de la Comisión Europea, que excluye el ámbito de las Administraciones Públicas, el impulso que desde la Unión Europea se realizo de la Administración Electrónica ha estado siempre enmarcado dentro de las políticas de desarrollo de la Sociedad de la Información, comenzado por el plan “eEurope”3 surgido de la “Estrategia de Lisboa” y terminando, por ahora, con la “Agenda Digital para Europa”4 como pilar de la estrategia “Europa 2020”. Consecuentemente, los indicadores sobre desarrollo de la Administración Electrónica evaluados por la Comisión Europea han estado fuertemente influidos por esta visión de los servicios de Administración Electrónica cómo un servicio más de la Sociedad de la Información, una perspectiva con limitaciones cómo veremos más adelante.

En Noviembre del año 2000, el Consejo de Ministros de Transportes, Telecomunicaciones y Energía estableció dos mecanismos para la evaluación de la Administración Electrónica. De un lado evaluar la oferta, la disponibilidad por medios electrónicos de una cesta de 20 servicios básicos. De otro lado evaluar la demanda, el porcentaje de ciudadanos y empresas que hacían uso de los medios electrónicos para relacionarse con las Administraciones Públicas.

En lo referente a la oferta, los servicios seleccionados abarcaban 12 servicios de ciudadanos y 8 servicios de empresas, si bien en el caso de los servicios ciudadanos la definición era tan amplia que algunos de ellos en realidad eran más de un servicio (e.g. expedición de documentos personales incluía licencia de conducir y carnet de identidad). La evaluación de la disponibilidad de los servicios establecía inicialmente una gradación del 0 al 4, siendo 0 la no disponibilidad y 4 la disponibilidad de la transacción completa, si bien más adelante se amplió hasta 5 para considerar elementos de proactividad en los servicios. Esta evaluación se ha realizado en nueve ocasiones5, habiendo servido para mantener un termómetro del progreso del desarrollo de la Administración Electrónica a lo largo de una década, en la que España se ha mantenido siempre por encima de la media de la Unión Europea (ver figura). No obstante, la última evaluación realizada en 2010 mostraba muestras de saturación de la cesta de indicadores. La media UE de disponibilidad de servicios había avanzado hasta un 82%, en el caso de España 95%, situándola por encima de la media comunitaria. Ello ha llevado a la Comisión Europea ha realizar una redefinición de la evaluación basada en la capacidad de atender los eventos vitales de los ciudadanos por medios electrónicos. Dicha evaluación no ha sido publicada en el momento de redacción de este artículo.


En la evaluación de la demanda, Eurostat realiza esta labor a través de las Agencias y Organismos Estadísticos de los Estados miembros, en el caso de España el INE. A partir de sendas encuestas orientadas a empresas y ciudadanos, se mide el porcentaje de ambos que hacen uso de Internet para relacionarse con las Administraciones públicas. España tradicionalmente se ha situado por debajo de la media Europea en lo referente a número de usuarios. Sin embargo, los datos de las mediciones de los últimos años han supuesto un acercamiento a la media UE en el uso de la eAdministración por parte de nuestras empresas, que se situó en 2012 en 85,1%. En el caso de los ciudadanos, España ya registra un uso de la Administración Electrónica por encima de la media Europea con un 45%.


Sin embargo, la evaluación de la oferta y demanda por parte de la Unión Europea ha demostrado carencias con el tiempo. De un lado, la evaluación de la oferta de servicios está claramente saturada, necesario buscar nuevos paradigmas que reflejen mejor como los Administraciones atienden por medios electrónicos a los ciudadanos. La evaluación basada en eventos vitales, cuyos primeros resultados se publicarán en 2012, presenta un nuevo marco teórico para ello. De otro lado, la evaluación de la demanda basada en encuestas ha demostrado no reflejar todo el ámbito de posibilidades de uso de la Administración Electrónica, en concreto el uso indirecto a través de empresas especializadas o familiares. Como medio para superar estas limitaciones, la Comisión Europea iniciará en 2014 un piloto de evaluación basado en las transacciones registradas en los Sistemas de Información de las Administraciones Públicas.

La Administración Electrónica como proceso de la Administración

En el año 2010, cuando ya comenzaban a reflejarse las carencias del sistema de indicadores de la Comisión Europea, la OECD lanzó dentro de la red de oficiales de Administración Electrónica de sus Estados miembros el proyecto de renovación del marco de evaluación6. Un esfuerzo al que no fue ajeno nuestro país, que durante la Presidencia de la Unión de ese mismo año promovió el Documento de Madrid de Evaluación de la Sociedad de la Información7, donde se reflejaban ya parte de las ideas que la OECD ha puesto en práctica.

La aproximación de evaluación de la Administración Electrónica que se está construyendo en la OECD se basa en la consideración de la misma como una política pública. Trata de aplicar a la misma la misma metodología que aplica al resto de políticas públicas que analiza la organización, por ejemplo, Educación. Ello implica la necesidad de identificar cuáles son los inputs, outputs y outcomes de la Administración Electrónica, así como las fuentes de dónde recogerlos. Ello dará un sistema estable de evaluación del progreso de la Administración Electrónica dentro de la organización. Esta visión, se plasma en la siguiente figura.



La construcción de este sistema de indicadores está siendo laboriosa. Dos años después de iniciados los trabajos, se ha conseguido alcanzar un consenso alrededor de cómo categorizar los inputs de la Administración Electrónica. Aun existiendo un consenso inicial de caracterizar estos como las partidas presupuestarias y recursos humanos dedicados a las Tecnologías de la Información en la Administración, la armonización de los datos disponibles en cada país bajo conceptos comunes ha necesitado de varías rondas de recogida de información y reuniones de debate. Las barreras para alcanzar un consenso en este aspecto se veía acrecentada por la falta de información en algunos países. Solo España junto a Suiza, Austria y Estados Unidos tenían un proceso regular de recogida de datos de gastos en tecnología, siendo además la de España la serie histórica más larga. Los resultados de este primer esfuerzo se publicarán en el documento bienal de la OECD “Government at a Glance 2013”.

Finalizada la identificación de los inputs de la Administración Electrónica, es la hora de identificar los outputs. Así como existió un consenso inicial en la identificación de los inputs, está fase parte sin un consenso previo, debido a la variabilidad de modelos de indicadores al respecto, pero de ámbito parcial dentro del conjunto de países de la OECD. Un ejemplo de ellos serían los de la Comisión Europea, pero chocaría con la inexistencia de resultados para un importante conjunto de Estados miembros de la OECD. Otra posibilidad serían los publicados bienalmente por Naciones Unidas, pero su utilización en el seno de la OECD choca con la oposición de un número importante de países debido a la falta de transparencia metodológica. El objetivo de la OECD es alcanzar un consenso en esta materia a lo largo de 2013-14 para poder ofrecer datos en “Government at a Glance 2015”.


Conclusiones

La definición de criterios de evaluación de la Administración Electrónica sigue siendo un trabajo en curso. La definición de los mismos se aborda desde una dualidad como servicio clave de la Sociedad de la Información y como política pública clave para la creación de una Administración más eficiente y efectiva. La presente década será clave en la conciliación o definitiva divergencia de ambas perspectivas.
1 The role of eGovernment for Europe´s Future” – European Commission

2 Conclusiones de la presidencia. Consejo Europeo de Lisboa, 23 y 24 de marzo de 2000

5 Todos los informes de evaluación realizados están disponibles en el Portal de Administración Electrónica http://administracionelectronica.gob.es/?_nfpb=true&_pageLabel=P1600252241340609389891&langPae=es

palyginti kainas