miércoles, 27 de febrero de 2013

"Valor económico del #RISP y modelos de negocio", un debate en #MWC2013


Dentro del "Mobile World Congress" hemos mantenido hoy un encuentro alrededor de los datos abiertos y la reutilización información del sector público. La información del sector público es una de las locomotoras del ecosistema de apps, que ha hecho de nuestros dispositivos móviles algo imprescindible para nuestro estilo de vida. El encuentro ha sido una nueva ocasión de compartir unos minutos con algunos de los sospechosos habituales a los que admiro:
  • Marc Garriga (Desidedatum)
  • María Jesús Fernandez (Ayto. Zaragoza)
  • Carlos de la Fuente (Experto Opendata)
  • Martin Alvarez-Espinar ( W3C)
  • Alberto Abella (Rooter)
  • Alberto Alorza (OKFN España)
  • Xavier Gellabert (iClaves)

Para poder estar a la altura de tan señalados miembros de la comunidad opendata, preparé una serie de notas alrededor de la temática del "Valor económico del RISP y modelos de negocio".  El guión de las mismas son las preguntas que nos planteo quién ha sido moderador de la mesa, Daniel Nogueira de la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información.

  • ¿Es realmente posible hacer negocio en el ámbito de la Reutilización de la Información del Sector Público?
Como en todo sector, es complejo realizar hoy en día negocio en el ámbito de la Reutilización de la Información del Sector Público, aunque si existen señales de que es posible. En nuestro estudio anual hemos identificado 150 empresas que se reconocen a si mismas como parte de este sector,  que generan negocio por valor de entre 330 millones y 550 millones. El reto que tenemos por delante es crear las condiciones para multiplicar por diez este volumen de negocio y alcanzar el potencial que la Comisión Europea ha identificado para el sector en España. Y aquí la fórmula es clara: hemos de hacer la información pública más accesible y eliminar barreras en las condiciones de licenciamiento, y potenciar el efecto de éstas dos acciones creando un entorno igualitario en el acceso a la información. Todo ello creará el mercado dinámico y competitivo que buscamos.

  • ¿Qué posibles modelos de negocio podrían llegar a plantearse en el marco del RISP?
La reutilización de la información del sector público es un sector incipiente, recordemos que su conformación como sector arranca de la Directiva 2003/98/CE hace apenas diez años. Ello conlleva una inestabilidad en expansión de los modelos de negocio. Esta inestabilidad viene derivada de los múltiples nichos que de actuación que poco a poco son identificados entre la creación del dato y su consumo, entre el extremo origen de la cadena de negocio (las Administraciones Públicas) y el extremo final (el ciudadano o empresa que hace uso de la información). En un primer momento, existía tan sólo se veía un eslabón entre ambos, el infomediario que creaba productos y servicios a partir de los datos públicos. Con el tiempo, la realidad se nos muestra más compleja, surgen conceptos como los operadores de datos, que colaboran con las Administraciones en extraer los datos de las bodegas públicas a la superficie, o los mayoristas, que crean supermercados de datos. También existe una clara evolución en el eje de los tipos de bienes y servicios que se producen. De productos estáticos y finalizados como los catálogos, estamos evolucionando a productos dinámicos como las apps. Ello cambia las dinámicas de negocio hacia un modelo de pago por uso en lugar de pago por producto. Y luego existe ya toda una industria lista para facilitar la reutilización a lo largo de toda la cadena: consultores, creadores de herramientas de visualización, ...
  • ¿Cuáles son los casos de éxito más relevantes que conocemos en el ámbito nacional?
Aún tenemos escasos casos de éxito. Existen como he comentado una base de empresas infomediarias, pero por su carácter mayoritario de PYMEs los volúmenes de negocio que manejan son aún pequeños. Estamos hablando de un volumen medio de unos 600.000 Euros anuales según nuestros datos. No obstante, existen iniciativas a resaltar como Euroalert, un hub de información pública de toda la Unión Europea. Personalmente también confío que sea un caso de éxito el de las compañías habilitadoras de la reutilización, que se ven ahora potenciadas con la incorporación de personas que como Alberto Alorza o Marc Garriga han tenido un importante papel en potenciar la disponibilidad de la información en algunas instituciones públicas de relevancia.
  •  ¿En qué media la normalización y la interoperabilidad resultan claves para asegurar el éxito del RISP?
La estandarización es clave en todo área tecnológica que interviene en la relación entre poderes públicos y sociedad. Así es reconocido en nuestra legislación de Administración Electrónica, que incluye como una de sus piezas claves el Esquema Nacional de Interoperabilidad (ENI), un Real Decreto que nos obliga a todas las Administraciones a que hablemos el mismo lenguaje tecnológico y que éste sea el que usan los ciudadanos. 

Pero si la normalización es importante en el ámbito transaccional lo es más en el informacional. Los infomediarios necesitan un entorno estable para sus productos y ello depende de la estabilidad de cómo ofrecemos la información las Administraciones para que puedan automatizar su uso. Si además lo ofrecemos bajo unas reglas comunes, les será más fácil alcanzar las necesarias economías de escala para multiplicar su actividad.
  • ¿Qué papel jugará la nueva Norma Técnica de Interoperabilidad de reutilización de recursos de información y qué acciones pueden realizarse para su difusión?
Quiero empezar por destacar que la Norma Técnica de Interoperabilidad (NTI) en materia de reutilización de la información pública es en si misma un hito. Demuestra la flexibilidad de nuestro marco de interoperabilidad, que ha podido ser ampliado de un modo sencillo para darla cabida. La NTI pretende ser una guía de apoyo a las Administraciones en la gestión del ciclo de vida de la información pública reutilizable. A tal efecto, incluye indicaciones en el ámbito de la selección de información, preparación para su publicación, qué formatos utilizar, el uso de metadatos y como ponerla a disposición de la sociedad. Como suele ser habitual en las normas de desarrollo del ENI, la acompañaremos de una guía de aplicación que esperamos sea una de las claves en  su difusión y uso.
  • ¿En qué sector o sectores se considera que el RISP puede ofrecer claramente  beneficios económicos a corto plazo?
Siempre son arriesgados estos pronósticos, que además dependen de dónde busquemos los beneficios a lo largo de la cadena de valor del negocio. En el caso de las Administraciones, esos beneficios ya se están produciendo. Por ejemplo, existen múltiples aplicaciones basadas en los datos de la Dirección General de Tráfico sin que ésta haya hecho gasto alguno para desarrollarlas, lo cual está creando un valor público continuo que es la finalidad para la que dicha información se genera. 

No obstante, si hay un área dónde la reutilización de la información pública va a crear un beneficio para todo el ecosistema de actores es el ámbito local. Los datos generados por las autoridades locales, que se multiplicarán en su disponibilidad con la extensión de las plataformas Smart City, son la clave para que nuestras ciudades sean más habitables y eficientes, y que consecuentemente todos ganemos en calidad de vida. El carácter poliédrico del concepto calidad de vida, abre en si mismo un amplio abanico de oportunidades al generarse potencialmente una demanda infinita de posibles servicios.

  • ¿Qué tipo de actuaciones RISP pueden plantearse en un marco de una colaboración público privado?
La colaboración público privada en el área de la aplicación de las TIC en la vida administrativa es, en gran medida, un terreno por desbrozar. En la reutilización de la información del sector público no se da una excepción, aunque ciertamente es un terreno donde quizás existe un potencial más claro que en otros ámbitos. Es obvio que solo puede explotarse todo el potencial de la información del sector público si existe una sincronía de intereses con los infomediarios, que son mayoritariamente sector privado.  Es por ello que en la Agenda Digital para España se ha incluido como una de las actividades el lanzamiento de un Foro de Colaboración Público Privada para impulsar la Reutilización de la Información del Sector Público. En dicho foro trataremos de crear un punto de encuentro entre oferta y demanda de información del sector público, en que estén presentes y activos las tres partes de la ecuación de la reutilización: Infomediarios, empresas tecnológicas y Administración. Entre todos trataremos de encontrar las fórmulas apropiadas para hacer crecer el sector en al menos un 20% antes del 2015. Entre las posibilidades a desarrollar están generar modelos de aplicación de la contratacion CPP en el ámbito RISP, convenios tripartitos sectoriales, potenciar la presencia en consorcios de proyectos internacionales opendata de empresas y Administración, concursos de aplicaciones sectoriales, ...
  •  En el marco de una colaboración público privada en el ámbito RISP ¿Qué beneficios puede obtiene el sector público que dispone de los datos? ¿Y el sector privado que  ofrece los datos?
Los beneficios de cada parte dependen de cada una de las áreas de colaboración concretas. Pero en general, la ganancia la tendremos por una mayor disponibilidad de servicios basados en la información pública a un menor coste del sector público y la creación de una actividad económica que de otro modo no podría existir.

  •  ¿Qué tipo de iniciativas pueden ponerse en marcha para impulsar la innovación en el ámbito del RISP? Algunos ejemplos en el ámbito nacional.
Pues quiero insistir en la iniciativa del Foro que estamos tratando de arrancar desde datos.gob.es. Si conseguimos desplegarla, el potencial de innovación será reseñable, al poner juntos el potencial del sector público y privado para desarrollar las mejores ideas en la materia.

  • ¿Hasta qué punto el concepto de opendata puede extenderse al ámbito privado?
El concepto opendata puede y debe extenderse al sector privado. De un lado, en nuestras sociedades existe un importante núcleo de servicios tradicionalmente públicos que son explotados con éxito por el sector privado: Electricidad, agua, gas, telecomunicaciones, ... pero cuyo consumo podría ser realizado más eficiente por los ciudadanos si dispusieran de la información que generan con su uso. Ello puede parecer utópico cuando aún estamos iniciando la andadura opendata en sector público, pero empieza a ser una realidad con iniciativas como "Green Button" en USA o "Midata" en UK. De otro lado, nuestras organizaciones, y no sólo las del sector público, han de ser más transparentes. Conocer mejor las relaciones entre ellas ayudará a crear una sociedad menos expuesta a las turbulencias. Eso por ejemplo es lo que pretenden iniciativas del tercer sector como "OpenCorporates".

  • ¿Cuáles son los retos de futuro desde el punto de vista del sector infomediario?
Los retos de futuro no son solo para el sector infomediario, lo son para toda la sociedad y en particular para las Administraciones. Si no somos capaces de poner los datos de modo efectivo a disposición del sector infomediario, y datos que tengan un potencial económico, nuestro sector infomediario no se podrá desarrollar. Y ello sólo lo podremos hacer de un modo: Estando en continuo contacto y diálogo con ek sector infomediario y buscando las fórmulas para que esa información esté disponible.

martes, 19 de febrero de 2013

2013: A un paso del desarrollo de los servicios transfronterizos de Administración Electrónica

El desarrollo de los servicios transfronterizos de Administración Electrónica en la Unión Europea es una de las  asignaturas pendientes del desarrollo de la Agenda Digital para Europa. Aunque en la Declaración de Malmö (2009) los Estados miembros mostraban su acuerdo en la importancia de los mismos de cara a la creación del mercado único al facilitar la movilidad de personas y empresas, la acción de la Agenda Digital para Europa derivada de tal acuerdo ha rebasado los límites de planificación prevista. Un año más tarde de lo planificado (2011) los Estados miembros no han alcanzado aún acuerdo sobre los servicios a impulsar e implementar.

La parálisis en el acuerdo sobre los servicios transfronterizos de Administración Electrónica resulta contradictoria con el estado otras iniciativas en marcha. Desde el año 2007, dentro del programa de Competitividad e Innovación,  los Estados miembros financiados por la Comisión Europea han desarrollado una serie de pilotos de gran escala de servicios transfronterizos en las áreas de Salud, Justicia, Identidad Digital, Adquisiciones Electrónicas y Creación de Empresas. En una configuración de geometría variable, cada país ha tomado parte en aquellos pilotos de su interés, que han servido como prueba de concepto tecnológica de servicios e identificación de sus barreras. En el caso de España, la participación se ha centrado en las las áreas de Salud, Identidad Digital y Justicia.

Sin embargo, finalizándose el desarrollo de los proyectos pilotos mencionados, su evolución hacia servicios reales no parece aún lo suficientemente clarificado. La mayor dificultad estriba en identificar qué servicios son aquellos con una justificación real de implementación basada en las necesidad y demanda. Ello precisamente es a lo que pretende dar respuesta el estudio de la Comisión Europea "Analysis of the Needs for Cross-Border Services and Assessment of the Organisational, Legal, Technical and Semantic Barriers".  En el estudio, se facilitan datos de interés sobre la potencial demanda de los servicios en términos de población basada en datos de movimientos migratorios, que estima en 1,262,887 ciudadanos de la UE hacia el 2020, sin embargo, se ofrecen nulos datos sobre el impacto económico o social  cuantitativo.

Sin duda, ese cálculo económico y social es el más difícil de estimar, quizás imposible. Ello deja el impulso de los servicios transfronterizos de Administración Electrónica en manos del impulso político de construcción Europea. Dicho impulso político parece materializarse alrededor del programa presupuestario Connecting Europe Facility. En el mismo, la Comisión Europea propone dedicar 1 billón de Euros en 5 años a las infraestructuras digitales necesarias para el desarrollo de los servicios transfronterizos. Eso es lo que parece ha sido aprobado en el paquete presupuestario UE, quedará tan sólo la definición de las prioridades de desarrollo.

2013 comienza a un paso del desarrollo de los servicios transfronterizos de Administración Electrónica. Pero el último paso es siempre el más largo.


sábado, 16 de febrero de 2013

Entrevista en EnerTIC


Entrevista publicada en EnerTIC (15-02-2012)

“Los ahorros energéticos derivados de las TIC son mayores cuando se aplican a una gestión eficiente de los recursos de energía, agua y espacio que por la simple consolidación de las infraestructuras tecnológicas”

“Las tecnologías de movilidad permitirían a los empleados públicos, fundamentalmente a los trabajadores de ‘cuello blanco’ que más valor aportan, trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento. Combinado con una evaluación por objetivos, los ahorros energéticos y la mejora operativa de la Administración serían mayores”


1. Son muchas las propuestas de ASTIC para compartir recursos en la Administración y así ahorrar costes y ganar eficiencia. ¿Serían también positivas para impulsar la eficiencia energética?
La propuesta básica de ASTIC, el impulso de la aplicación de las TIC en todos los ámbitos de la vida administrativa en que sea posible, sería un catalizador de la disminución de la huella medioambiental. La realización de una Administración sin papeles, sin ir más lejos, supondría eliminar  el 18% del consumo total de papel en España, que es la cantidad que consume la Administración Pública.

2. ¿La implantación masiva de la Administración Electrónica ayudaría realmente a conseguir mayores niveles de eficiencia energética y sostenibilidad, en línea con los objetivos del Horizonte 2020? ¿En qué áreas fundamentalmente?
Horizon 2020 es una iniciativa clave para el desarrollo de la estrategia Europa 2020. De ella pende el avance de nuestro país y el resto de la Unión hacia una sociedad más inteligente, inclusiva y sostenible. Sólo apoyándose con los fondos comunitarios del programa Horizon 2020 podrá hacerse ubicua la Administración Electrónica, entrar en el ámbito local donde es necesario un desarrollo de las ‘smart cities’ que nos capacite para alcanzar mayores cuotas de calidad de vida sobre la base de un mejor uso de la tecnología en los ámbitos más cercanos a nuestra vida. De igual modo, la aplicación de las TIC en el área de la salud facilitará a nuestras cada vez más envejecidas sociedades atender de un modo más eficiente y sostenible a los pacientes. El uso que la Administración haga de las TIC en los servicios básicos, como la salud, y más cercanos, los del ámbito local, son la clave para que disminuyamos el uso de los escasos recursos naturales de los que disponemos.

3. En los comentarios de ASTIC a la propuesta de Agenda Digital para España se encuentra el fomento de ‘hubs de co-working’ para compartir recursos y experiencias. ¿Qué aportaría este enfoque para lograr también una mejora de la sostenibilidad y un menor impacto medioambiental de las actividades de la Administración?
El impacto del ‘co-working’ en la Administración sería mayor a medida que se profundizara en su aplicación. Un primer nivel de aplicación pasaría por compartir edificios de trabajo entre unidades de distintos ámbitos sectoriales. De ello, no me cabe duda, surgirían soluciones transversales innovadoras que paquetizaran, por ejemplo, soluciones energéticas y asistenciales para atender mejor a nuestros mayores. Pero el impacto sería mayor si compartiéramos estos lugares con elementos del sector privado, cuya cercanía nos haría conocer mejor los retos a los que se afronta y como resolverlos.
Esta ruptura de silos, tanto física como lógica, nos abriría a la sociedad y nos permitiría atenderla con una mayor eficiencia. Indudablemente presenta retos nuevos, fundamentalmente en el área de la seguridad que requiere el desarrollo de la acción pública, pero que convendría afrontar cuanto antes en experiencias piloto. La combinación del co-working y el teletrabajo, basándonos en una gestión digital del puesto de trabajo y rompiendo la dependencia física que tenemos con el mismo, trae beneficios económicos y medioambientales a las organizaciones. La Administración no puede renunciar a alcanzarlos.

4. Uno de los objetivos de las Administraciones es consolidar en los próximos años los múltiples centros de datos existentes. ¿Considera importante esta medida para avanzar hacia una optimización de los recursos y conseguir ahorros operativos y de costes de energía?
La consolidación de centros de datos traería ahorros operativos y de energía, ciertamente, pero tampoco conviene levantar altas expectativas.
Ha de tenerse en cuenta que ya se ha realizado un primer ejercicio de consolidación por parte de las unidades de cada Ministerio y organismo importante. Esta consolidación requiere, tal y como se ha hecho en Estados Unidos, primero un análisis detallado de los centros de datos existentes, para después combinarlo con la previsión de necesidades y establecer una hoja de ruta de las posibles consolidaciones. La consolidación de centros de datos que sea necesaria realizar no será un trabajo de tres meses. En Estados Unidos llevan ya cerca de tres años trabajando en ello y aún no han llegado a alcanzar sus objetivos.
Existen también otros y mayores caladeros de ahorro energético. Una gestión eficiente del espacio, y la aplicación del ‘co-working’ compartiendo espacios es probable que tuviera mayores impactos en los costes de energía. Si además le sumamos, en la medida de lo posible, la aplicación del teletrabajo, los ahorros en factura energética global para el país serían más amplios que los de la sola consolidación de centros de datos. De igual modo, una digitalización masiva del consumo energético y de agua de los edificios públicos conllevaría amplios ahorros. Los ahorros energéticos derivados de las TIC son mayores cuando se aplican a una gestión eficiente de los recursos de energía, agua y espacio que por la simple consolidación de las infraestructuras tecnológicas.

5. ¿Qué pueden aportar también en este sentido tendencias como virtualización, cloud computing y movilidad?
Los dos primeros inciden sobre el factor que menos ahorro energético aporta, la gestión de las infraestructuras TIC. Es un ahorro importante, como indicaba antes, pero creo que la movilidad nos aportará mayores réditos energéticos. Las tecnologías de movilidad permitirían a los empleados públicos, fundamentalmente a los trabajadores de ‘cuello blanco’ que más valor aportan, trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento. Combinado con una evaluación por objetivos, los ahorros energéticos y la mejora operativa de la Administración serían mayores.


6. Llevan ya años reivindicando la figura del CIO en la Administración. ¿Qué ventajas aportaría la adopción de este perfil en general y respecto del ahorro de recursos?
La figura del CIO aportaría un liderazgo estratégico en la aplicación de las TIC en las Administraciones Públicas que derivaría en importantes ahorros de recursos. Lo menos importante sería el ahorro derivado de una mejor gestión de las TIC, que a juzgar por la experiencia británica no superaría el 10% del presupuesto. Es decir, apenas 100 millones de euros, menos del 0,03% del presupuesto de la Administración General del Estado. Lo más importante sería la eficiencia que la aplicación a fondo de las TIC traería a la vida administrativa. Pensemos, por ejemplo, que el copago sanitario que sólo ha sido posible por el respaldo de las TIC va a ahorrar en un año más que todo el presupuesto TIC de la Administración General del Estado.
La figura del CIO de la Administración permitiría establecer objetivos estratégicos de largo alcance con un respaldo político fuerte. Difícilmente, por ejemplo, podremos explotar todo el potencial de la información pública con una gestión atomizada de la misma. Y cabe recordar que la extrapolación a nuestro país del estudio de McKinsey sobre impacto económico del Big Data en las Administraciones Públicas Europeas es de alrededor de 12.000 millones de euros.


7. ¿Considera que, en general, la Administración está comprometida realmente con los objetivos del Horizonte 2020 en el ámbito de la Administración? 
Existe una voluntad para ello que los responsables políticos han plasmado en la Agenda Digital para España. La versión final de la misma recoge algunas de las aportaciones que ASTIC, como otros, realizamos, y que creemos refuerza esa voluntad. El compromiso vendrá dado por la dedicación presupuestaria para alcanzarlo y el diseño estratégico que se realice de cada una de las líneas de acción incluidas en la Agenda.


8. ¿Qué acciones se deberían tomar para impulsar el avance hacia ese objetivo?
La fundamental es la apuesta decidida por la digitalización de la Administración. La Ley 11/2007 nos ha permitido abrir las ‘ventanillas digitales’, pero se ha de incentivar su uso y apoyarlas con los recursos necesarios. Adicionalmente, nos falta profundizar en la revolución digital interna. La fachada digital interna será útil en la medida que digitalicemos los procedimientos internos. Reforzar las capacidades humanas internas dedicadas a las Tecnologías de la Información, como por ejemplo está realizando el Reino Unido, es un factor clave. Entre tanto, los profesionales públicos de las TI que actualmente trabajan para la Administración son un colectivo que sabe, puede y quiere aportar soluciones para apoyar este avance. La Administración no puede permitirse no utilizar este potencial, ello sería una clara ineficiencia en la utilización de los recursos que dispone.

domingo, 10 de febrero de 2013

La frontera de la lógica en la gestión #TIC de la #AGE

Hace unos días, el periódico Expansión publicó una de tantas filtraciones de los trabajos de la Comisión de la Reforma. En dicha noticia, se indicaba como el gobierno había mantenido diversos contactos con empresas, que le habrían transmitido según ese mismo diario que "hay mucho margen para reducir el gasto público racionalizando la estructura de la Administración".

En la versión digital del periódico faltaba una serie de recuadros presente en la versión papel. Dichos recuadros parecían ser alternativas que están en estudio en la Comisíón de la Reforma. En uno de los recuadros, bajo el título "Centralización de compras y recursos", se hacía referencia a la gestión de las Tecnologías de la Información:

La idea de la Comisión de Reforma de las Administraciones Públicas es aplicar los modelos de gestión del personal y de los recursos públicos que ya están funcionando con éxito en grupos empresariales dentro de la propia Administración.Empresas como Adif o Renfe funcionan como cualquier otra multinacional del sector privado en este sentido.No sólo se buscará la generalización de las centrales de compra (ya están funcionando con éxito en la compra de medicamentos con ahorros significativos) sino que también se centralizará la gestión de servicios generales como la informática. Por ejemplo, la gestión de sistemas de los ministerios no está aún unificada. De hecho,con un sistema informático centralizado se podría avanzar tanto el funcionamiento de la Justicia o la lucha contra el fraude fiscal, dos patas imprescindibles para construir la recuperación.

Es decir, parece traslucir una gestión de las TIC totalmente centralizada, donde se hacía convivir infraestructuras comunes y servicios verticales. Si bien en alguno de los ámbitos mencionados, es cierto que en el sector privado se tiende a una fuerte centralización, caso de los recursos humanos, sería discutible que esto sea así en el ámbito de las Tecnologías de la Información, dónde existe una cierta autonomía de segmentos organizativos (principalmente por territorios) aunque exista una centralización de las aplicaciones horizontales.

Independientemente de cómo este organizado en el sector privado, desde ASTIC estamos defendiendo una centralización de las infraestructuras y servicios comunes, pero manteniendo una descentralización de las aplicaciones sectoriales. Ciertamente, creemos se necesita reforzar una figura central, CIO,  con responsabilidad sobre estrategias y recursos comunes (incluidos presupuestos), pero como declaré en Computing, la figura del CIO no es incompatible con las actuales Subdirecciones Generales TIC de organismos y Ministerios. O lo que es lo mismo, necesitamos que existan CIOs sectoriales que doten a ministerios y organismos de agilidad en desarrollo de las aplicaciones específicas que necesitan.

La opinión de ASTIC no es un capricho o una propuesta fruto del corporativismo que busca mantener una serie de cargos directivos para los profesionales TIC. La propuesta de ASTIC es resultado de estudiar los modelos existentes en países que, por tamaño y/o organización política pueden ser casos similares al nuestro. Así, tanto en USA como en UK existen CIOs sectoriales, que actúan de modo coordinado con el CIO de la AAPP a través de un Consejo de CIOs. Y de igual modo que en estos países, creemos que la gestión de las infraestructuras y servicios horizontales no han de afectar sólo a las TIC. Debe acompañarse de la creación de una agencia o secretaría de Estado de recursos comunes, tipo la GSA (General Services Administration) de USA.

Consecuentemente, el mantenimiento de las Subdirecciones Generales TIC de los Ministerios y Organismos se convierte en la frontera de la lógica de la Gestión de las TIC en la Administración General del Estado. No existe Administración Pública central moderna donde no existan CIOs sectoriales de Ministerios y organismos.






domingo, 3 de febrero de 2013

#BigData , una recopilación de ejemplos para #aapp


Tras la publicación en el Boletin CNIS de mi artículo "Sobre el concepto de Big Data", han sido diversas personas las que, a medio caballo entre la curiosidad y el escepticismo, me han preguntado por la realidad existente tras la teoría. O lo que es lo mismo, la realización de los beneficios que se adivinan tras los grandes volúmenes de datos. El análisis más sistemático del potencial del Big Data puede encontrarse en "Big Data, big oportunities" y un resumen de los principales obstáculos para su implantación en gobiernos en un reciente estudio de IDC (presupuestos escasos, arquitecturas comunes, falta de capacidades humanas y restricciones legales).

Siempre es difícil clasificar un determinado proyecto o servicio dentro de un determinado casillero. En el caso que nos ocupa aún más. La frontera es difusa entre los proyectos de DataMining y los de Big Data. Es por ello que, en la siguiente referencia lo que he tratado de recopilar son proyectos dónde se hace un uso "inteligente" de la información pública para ofrecer una mayor eficiencia operativa a la Administración. Algunos del elemento del listado son casos de Big Data en funcionamiento, otros casos potenciales de desarrollo apoyados en noticias de prensa sobre necesidades de la Administración o casos de opendata.

Y comienzo por resaltar los casos potenciales, algunos de ellos ya materializados, que provienen del análisis de ese fondo sin fin de datos que los las Agencias Tributarias. Los datos de la misma  están siendo claves para la implementación del co-pago sanitario, que ha facilitado ya el ahorro de 931 millones de Euros a la hacienda pública. Ello sólo es la punta del iceberg de un beneficio potencial de 80.000 millones de euros en que se estima el fraude fiscal en España, y cuyo descubrimiento ha de apoyarse necesariamente en el Big Data.

Un ámbito en el que existen diversas experiencias es la aplicación a la seguridad de la sociedad. En este ámbito, claramente, habría que hacer un análisis legal concreto para su transposición a nuestro país o a cualquier otro territorio. Algún proveedor de productos y soluciones Big Data ha desarrollado una panorámica del potencial en éste área en el ámbito predictivo y de análisis. Ejemplos concretos de ello son la combinación de información de transacciones financieras, llamadas telefónicas y geolocalización para desarticular tramas de tráfico sexual, su uso para detectar instituciones que dan falsos visados de estudiantes para poder detectar riesgo de infiltraciones terroristas o la creación de perfiles de comportamiento a partir de rastros de adquisiciones inusuales (armas, medicamentos, ...) para uso en control de aeropuertos.

La salud y la investigación alrededor de remedios a las enfermedades es otro ámbito de aplicación del Big Data. La busqueda de remedios contra el cáncer a partir de grandes bases de datos genéticos es una realidad, los recursos para estas investigaciones como en el caso mencionado puede incluso realizarse por crowdsourcing, siendo así la propia sociedad la que define hacia donde progresar la ciencia.

En el área de la seguridad TIC han existido ya desde hace tiempo los productos SIEM (Security Information Event Manager). El fin de estos productos es detectar ataques de seguridad, preferentemente en tiempo real, a partir de patrones presentes en logs de dispositivos de la infraestructura digital de una organización. El maridaje de estos productos con las tecnologías Big Data era algo natural. Dentro de la Administración pública, al igual que en el sector privado, esto permite elevar los CERT a una nueva dimensión, al facilitar un mejor aprovechamiento de los recursos humanos especializados de los mismos.

La Redes Sociales son el reflejo de la sociedad. La monitorización de lo que en ellas ocurre y su tratamiento son uno de los objetivos de los proyectos big data. Entre las muchas posibilidades que el análisis del sentimiento en las redes nos abre, dos empiezan a materializarse. La primera de ellas, el uso para seguimiento y tratamiento más efectivo de situaciones de emergencia, algo que forma parte del nuevo centro de operaciones digital de la Cruz Roja Americana. La segunda, su uso como herramienta predictiva del futuro comportamiento de la sociedad, en lo cual ya está invirtiendo recursos el pentágono.

Un ámbito crítico en la mejora operativa de las organizaciones es la gestión de los recursos humanos. No aplicable en todo ámbito de la Administración ni con todos los fines posibles, pero el maridaje entre Big Data y los responsables del personal permiten facilitar los recursos óptimos para programas clave o predecir necesidades futura en unidades.

Medio ambiente y agricultura son áreas donde tradicionalmente se dispone un alto volumen de información histórico. Ello facilita que las autoridades tengan elementos para análisis y lucha contra el cambio climático o facilitar servicios de asesoramiento sobre los mejores cultivos para unas condiciones específicas de clima.

En un mundo de datos, el potencial de los mismos para crear mejores condiciones de vida para la sociedad por parte de los gobiernos está por descubrir. Por eso, es la hora de invertir en programas de investigación gubernamentales que nos permitan explotar todo ese potencial.
palyginti kainas