miércoles, 13 de noviembre de 2013

Artículo para revista @apdasociacion "Los primeros pasos en la reforma TIC de la #aapp "

Artículo publicado en monográfico "Reformas y eficiencia del sector público" de la revista de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) en Octubre de 2013




Hace apenas un mes, el Consejo de Ministros, siguiendo las recomendaciones de la Comisión para la Reforma de la Administración (CORA), acordó la creación de la Dirección de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Administración General del Estado. Con esta decisión, nuestro país se equiparaba, al menos formalmente, a otros países de nuestro entorno inmediato, y rompía con la anomalía de carecer dentro de la Administración de un Chief Information Officer (CIO), máximo responsable de las Tecnologías de la Información, reconocido formalmente como tal. Sería pretencioso decir que ASTIC ha sido la máxima artífice de la creación de esta figura, pero si cabe recordar que ASTIC apostó por introducir su creación en la agenda política del Gobierno cuando no estaba presente en los borradores sometidos a consulta pública ni de la Agenda Digital para España ni del Plan Mejora.

La decisión del Gobierno es, sin embargo, sólo el primer paso en el camino de una reforma de la gestión de las tecnologías de la información de la Administración del Estado. Un análisis detallado de las competencias que se asignan al nuevo alto cargo en el Real Decreto 695/2013, de 20 de septiembre, que desarrolla y modifica la estructura del Ministerio de Presidencia, puede levantar dudas sobre el alcance de las mismas, solo parcialmente resueltas por el hecho de su dependencia directa de la Vicepresidencia de Gobierno y el rango de Subsecretario que se le otorga.

Desde ASTIC no ocultamos que ésta no es completamente la reforma que proponíamos dentro de nuestro documento “Una Administración del Estado para la Sociedad de la Información”. Sin embargo, debemos felicitarnos por los pasos que hasta ahora se han dado por el Gobierno, y confiar que la lógica de la razón acerque la realidad final a lo que en su día proponíamos. Hubiera sido también deseable una mayor transparencia y participación de todos los actores implicados en el diseño de la reforma, de la que conocemos sólo algunos detalles de su plan de acción esbozados en las propuestas de CORA. Es deseable que estas carencias se resuelvan implementación de la reforma, no sólo en el ámbito de las Tecnologías de la Información, ya que, de lo contrario, si se ignora a las personas en los procesos de cambio es de esperar que ellas ignoren el proceso de cambio.

La transcendencia social de la reforma de la gestión de la tecnología de la información en la Administración ha sido quizás insuficientemente explicada a la ciudadanía. Desde ASTIC, hemos tratado de abrir este debate, y hacerlo saltar a los medios generalistas. Nos encaminamos hacia organizaciones digitales, y la Administración ha de liderar ese cambio. Es por ello importante que en la reforma que ahora comienza se haya hecho una valoración positiva del colectivo de funcionarios profesionales de las tecnologías de la información que ASTIC representa. Una valoración que queda reflejada en el Boletín Oficial del Estado sentenciando que “las unidades TIC de la Administración General del Estado han demostrado sobradamente su capacidad para atender una demanda creciente de servicios y unas exigencias elevadas, a un nivel equivalente o superior a la media de la Unión Europea”. Esta frase no es una colección de palabras huecas. De un lado, el mismo Real Decreto 695/2013 refleja la conveniencia de huir de excesos centralizadores y mantener las unidades tecnológicas sectoriales de Ministerios y organismos públicos. De otro lado, y quizás más importante, con el nombramiento de Domingo Molina como primer CIO se reconoce al conjunto de los funcionarios profesionales de las Tecnologías de la Información.


El camino recorrido hasta ahora es una infinitesimal parte de lo que queda por andar. Domingo Molina, nuestro nuevo CIO, tendrá que suplir la falta de algunas competencias con su capacidad de liderazgo que ya ha demostrado en puestos anteriores. Pero desde ASTIC, creemos que los retos serán superados, y que para ello el nuevo alto cargo contará con la colaboración leal de todos los profesionales públicos del ámbito de la Tecnología, desde aquellos que tienen larga experiencia y ejercen capacidades directivas hasta los integrantes de las últimas promociones de funcionarios. Nos jugamos la construcción de la Administración Digital, que es lo mismo que decir que nos jugamos la Administración del mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

palyginti kainas