miércoles, 18 de septiembre de 2013

Políticas de #AAPP de respeto a la #Privacidad en #RedesSociales

En el primer semestre de este año, tuvimos conocimiento del programa americano PRISM. Aunque fuera sólo la confirmación de una sospecha, nos llamamos todos a escándalo al "descubrir" que el Gobierno USA monitorizaba, entre otros, las Redes Sociales más populares.  Sin embargo, puede parecer contradictorio que nos escandalicemos de ésta presunta realidad cuando se espera que las Administraciones escuchen a los ciudadanos, y que precisamente para ello han de analizar lo que sucede en las Redes Sociales.

La monitorización de las Redes Sociales por parte de las Administraciones, es necesario, pero siempre ha de hacerse de un modo explícito para el ciudadano. La explicitación de este hecho es sin embargo una carencia, y no la única, de la aproximación al tratamiento de la privacidad del ciudadano en usuario de las Redes Sociales cuando compartimos ese espacio con él. Una vez más, influye la novedad del medio, pero existen pocos casos (personalmente no recuerdo ninguno) de una Administración en España que haya hecho pública una Política de Respeto a la Privacidad en Redes Sociales. Realmente, tampoco conozco que se haya hecho por una organización privada.

Los elementos de una Política de Respeto a la Privacidad en Redes Sociales habría de contener varios elementos. El primero de los elementos es precisamente la política de monitorización. Dicha política de seguimiento de las relaciones de la Administración en la red, han de explicitarse, indicando los objetivos con referencia a la función de servicio público de la unidad administrativa. Parte de dichas relaciones es establecer un vínculo estable mediante el seguimiento de otro perfil, siendo recomendable no seguir como unidad administrativa nada diferente de perfiles institucionales, lo contrario podría interpretarse como una intromisión en la vida personal de quien se sigue. Incluso en el caso de seguir otras instituciones es recomendable que tengan conexión con la misión de servicio público de la unidad administrativa.

Un segundo elemento necesario, es definir una política de registro de conversaciones. Las Redes Sociales son elemento de diálogo, pero el diálogo de una unidad administrativa puede tener repercusiones legales con lo que resulta conveniente realizar un registro de los mismos. El registro de la conversación ha de comenzar, obviamente, por mantener archivo de las comunicaciones que la unidad administrativa realiza a través de las Redes Sociales, ajustando su retención a las obligaciones legales. Las comunicaciones de una unidad administrativa pueden llevar, lógicamente, a un diálogo. Es necesario, por tanto indicar de un modo explícito (y hacerlo) que toda interacción puede ser registrada y el tiempo que dicha interacción va a conservarse

Finalmente, un tercer elemento necesario es manifestar una política de reconocimiento de riesgos a la privacidad por terceros. La presencia en Redes Sociales se apoya en productos y servicios gestionados por terceros. Aunque estos terceros disponen de unas condiciones de uso que el ciudadano acepta, parece conveniente realizar una declaración explícita de que la interacción por la unidad administrativa puede estar siendo monitorizada por terceros.  Siendo habitual, también, que las unidades administrativas utilicen reductores de URLs, ha de explicitarse el uso de reductores de URL y los riesgos de ello derivados (e.g. un desvío intencionado de URL destino).

¿Se te ocurren más componente y elementos de una Política de Respeto a la Privacidad en Redes Sociales?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

palyginti kainas