miércoles, 17 de julio de 2013

Más de tres semanas tras infome de #CORA

Ya van para más de tres semanas de la presentación del catálogo de medidas para la Reforma de las Administraciones Públicas realizado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA). Desde entonces, poco más hemos sabido sobre la reforma, excepto la toma de posesión de la titular de la Oficina para la Ejecución de la Reforma de las Administraciones Públicas (OPERA).

Tras la publicación del informe, manifesté mi postura personal al respecto de cómo se abordaba en el mismo la gestión y aplicación de las TIC dentro de la Administración. La música sonaba agradable, pero la letra no está presente. Sabemos qué se quiere (o mejor dicho, se propone), pero no el cómo

En similares términos se manifestó la Junta Directiva de ASTIC en sus primeras valoraciones, que además hacia hincapié en la falta de transparencia que han rodeado los trabajos de la CORA. 

Con todo ello, parece lógico que existan ciudadanos que reclamen su derecho a saber más sobre ésta reforma. Del funcionamiento de la reforma depende como la Administración nos exija nuestros deberes y garantice nuestros derechos, ello le hace una reforma que marcará nuestro sistema de convivencia en las próximas décadas.

La tecnología, como no podía ser de otra manera, es uno de los ejes centrales de esta reforma. Nuestras organizaciones están cada vez más digitalizadas, y la Administración del siglo XXI no puede ser otra cosa más que una hija de su tiempo. En un análisis presentado por la vocal de ASTIC Lucia Escapa queda claro que esta reforma será digital o no será. Más del 75% de las medidas tienen algún tipo de componente tecnológico y más del 55% el componente tecnológico es una parte esencial.

Sin embargo, seguimos sin saber el cómo. Entre los recientemente publicados planes de la Agenda Digital para España, la Administración Electrónica y los servicios públicos digitales eran los grandes ausentes. Ello no es de extrañar, ya que obviamente dependían de las conclusiones de la CORA, y estas conclusiones impactan sobre la gobernanza de la tecnología dentro de la Administración. Se ha anunciado un cambio de organización y de responsabilidad máxima, difícilmente puede elaborarse un plan de futuro hasta que ambos no queden perfilados en sus competencias y jerarquía. Y es un plan que la Administración Electrónica que España necesita para seguir manteniendo su posición de liderazgo, le pese a quien le pese, en Europa.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

palyginti kainas