lunes, 20 de mayo de 2013

Una aproximación a la medición del desarrollo de una #SmartCity


Las estadísticas de población mundiales y nacionales muestran un crecimiento exponencial de la densidad poblacional en las ciudades:
Esta tendencia conduce a la búsqueda de soluciones y estrategias que hagan de las ciudades entornos con mayor calidad de vida, sostenibles, accesibles para todos y centradas en las necesidades de ciudadanos y empresas. Las Smart City o Ciudades Inteligentes surgen como respuesta a esta necesidad.

¿Pero qué es una Smart City? Existen tantas definiciones como estudios y escritos se han publicado sobre la materia, en casi todas ellas aparecen unidos de un modo u otro los siguientes conceptos
  • Aprovechamiento de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones
  • Dentro de un entorno urbano 
  • Necesidad de colaboración entre actores públicos y privados para su desarrollo
  • Sostenibilidad en el tiempo del concepto desde el punto de vista económico y social
  • Generador de desarrollo económico
  • Transversalidad en el desarrollo del concepto, si bien haciendo mayor o menor hincapié en un dominio público dependiendo del entorno concreto de la ciudad
El éxito del desarrollo de una Smart City desde el punto de vista tecnológico dependerá de cómo las TIC contribuyan al desarrollo de los servicios urbanos y a mejorar la calidad de vida de los habitantes. Los indicadores relativos a servicios urbanos y calidad de vida están actualmente bajo desarrollo dentro ISO dentro del borrador de estándar ISO/DIS 37120. El estándar ISO bajo desarrollo se apoya en trabajos previos de la organización "Global City Indicators Facility (GCIF)".

Su seguimos el modelo de evaluación de la Administración Electrónica y uso de las TIC en Administraciones que mencione en un artículo para la Revista Indice del INE, los indicadores ISO nos mostrarían los outcome de rendimiento de nuestra política urbana global. Desde el punto de vista tecnológico, deberíamos preocuparnos de los input y output que son aportados para el desarrollo de la Smart City.

Una posible aproximación a establecer un conjunto de indicadores de input sería establecer un modelo de madurez del desarrollo, tratando de evaluar el modelo de gobernanza del proyecto. Esta aproximación, es por ejemplo la seguida en el trabajo de Jung Hoon Lee (pag. 20). En este modelo se establecen cuatro niveles de madurez contra los que contrastar cinco categorías: Liderazgo, Formulación, Organización, Procesos de Gestión, Encuadramiento en política municipal. A este modelo de madurez puramente cualitativo podrían añadirse factores cuantitativos, relacionando las inversiones y gastos en TIC y recursos humanos dedicados a las smart city con parámetros objetivos como la población o la extensión urbana de la ciudad.

A la hora de evaluar los output, una posible aproximación sería la identificación de servicios digitales urbanos, incidentes sobre la calidad de vida de los ciudadanos en cada una de las áreas identificadas por ISO o GCIF. Por ejemplo, en el caso de salud un servicio cuya versión digital contribuye a este bienestar ciudadano sería la cita previa en centros de salud y hospitales de la localidad. Otro ejemplo sería la existencia de un portal de transparencia como factor que contribuye a una mejor gobernanza de la ciudad. La identificación de estos servicios podría hacerse de modo atómico, o bien enfocándolo a la satisfacción de eventos vitales propios de los ciudadanos. 

El establecimiento de indicadores sobre el desarrollo de las Smart City desde el punto de vista tecnológico es necesariamente un trabajo en sus primeras fases. Su definición requerirá de una necesaria confluencia entre expertos en tecnología y áreas de negocio con conocimiento profundo del entorno urbano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

palyginti kainas