miércoles, 6 de marzo de 2013

¿Nuevas vías de financiación de las TIC en la Administración?

Son tiempos de presupuestos ajustados, tiempos tras los cuales nada en las Tecnologías de la Información podrá volver a ser como antes. Ello afecta también a cómo financiamos nuestros proyectos, siendo necesario buscar nuevos caladeros en los que obtener los fondos para los mismos. Se dirá que no es necesario pensar en ello y que la eficiencia que aportan las TIC es la base de su necesidad de financiación, sin embargo, los cortoplacismos derivados de la crisis impulsa a pensar en cómo reforzar los fondos disponibles. 

De todo ello, habla un informe de Gartner que leí recientemente, "15 options to finance Government IT", desafortunadamente de distribución no gratuita. Sin embargo, parte de las ideas en el expresado estaban ya en el documento de la OECD "The eGovernment imperative", accesible en parte en la web (página 87). En una reflexión libre a partir del mundo transpuesto a nuestro contexto, traté de pensar en aplicaciones del mismo. Sin inclinarse por ninguna de ellos, estas son las vías que se me ocurrieron, comenzando por las más ortodoxas y dirigiéndonos hacia las más heterodoxas.

En primer lugar, Europa como oportunidad. La Comisión Europea realiza tradicionalmente una intensa labor de financiación de proyectos tecnológicos de sector público y privado. El séptimo programa marco o el programa de competitividad e innovación, son algunos ejemplos de estas vías de financiación comunitarias. Exige un esfuerzo previo en varias direcciones, tales como buscar un consorcio con quien elaborar una propuesta y buscar cómo adecuar las prioridades propias con aquellas que la Comisión Europea marca en sus programas, pero el retorno es obtener entre 50% y 75% de financiación para las labores que se realizan en las unidades tecnológicas de la Administración.

En segundo lugar, existen los nuevos modelos de contratación de proyectos públicos. A la cabeza de los mismos, está el modelo de contratación de colaboración público-privado, que en un post hace unos meses detallaba Andrés Pastor. Ello permite trasladar presupuesto de inversión a gasto y diferir el mismo en el tiempo. Manejado adecuadamente el riesgo de demanda que ha de correr proveedor, permitiría incluso algún ahorro. El inconveniente es la necesidad de aplicarlo a grandes proyectos que se prolongan en el tiempo, algo que no existe en toda unidad administrativa.

En tercer lugar, la búsqueda de patrocinios o publicidad para los servicios. Es esta una vía no explorada en España, y a la que seguramente habría que empezar por dar soporte legal, pero que sin embargo si es aplicada en otros países (baste ver la web de la Presidencia Polaca de la UE con publicidad a pie de página). 

En cuarto lugar, habilitar fórmulas de devolución de los réditos de la Tecnología. Es claro que la Tecnología introduce ahorros en la actividad administrativa, hasta un 15% - 20% según la Comisión Europea, pero hasta ahora hemos fallado en contabilizarlos y demandar su retorno en forma de más inversión en Tecnología. Habría que comenzar, para ello, por modelar para cada proceso interno digitalizado su coste previo a la automatización, de modo que podamos trasladar su implantación a un ahorro concreto. Similar acción para gasto de papel o de traslados de personas que se eliminan, que lleva a reducir gasto en papel y energía. La creación de facturas en la sombra puede contribuir a crear esta conciencia también-

En quinto lugar, la vía del copago por servicios. Como siempre, éste habría de ser un último recurso, pero que no hay que descartar en un entorno dónde se está aplicando en otros servicios públicos. La Ley de Tasas le daría  una cobertura  legal a cobrar por uso de los servicios de Administración Electrónica. El pago no necesariamente sería un inhibidor del uso.  El coste para un ciudadano de una tramitación presencial es 75 Euros más que realizarla de modo electrónico, luego la búsqueda del punto de equilibrio entre beneficio para ambas partes tiene espacio. Por ejemplo, graduar la inmediatez la devolución del IRPF de acuerdo a una tasa.

Nuevos tiempos, nuevas vías de fondos para los proyectos TIC en la Administración. Sólo con tiempo sabremos si alguno se convierte en realidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

palyginti kainas