miércoles, 31 de octubre de 2012

Measuring #eGov take-up

Note: Slides and text used for Information Society Statistics meeting en Luxemburg


For many years, I have been attending to international eGovernment meetings. In all those meetings, one of the battles we have fought is the need to enrich our current view of the take up of eGovernment services. This slides are a summary of this point of view, which are the limitations of a measurement based on surveys and the mechanism we use in order to overcome this limitations. And of course some results we have obtained.





Because the concept of the take up of a service is a manifold concept. If you look up its definition in the different dictionaries you will find one different definition in each of them. With the analysis of these different definitions we can draw two conclusion. First of all, something (a service) should be avalaible to be bought, used or accepted. Secondly, that acceptance is a factor as important as usage when we speak about the take up of a service.

The generally accepted aproach of how to measure the take up of eGovernment is based on surveys. In the case of the European Union, these surveys are designed under the direction of Eurostat around one simple question: "Are you using Internet for interaction with Public Authorities?". The results offered us a valued perspective of how many citizens or companies are using eGovernment services, but they do not provide us the complete picture for many reasons. To begin with the moment the survey is done has a big impact in the results. Due to the time-dependent nature of the relationship between citizens and government, results of the survey are quite different depending on when is collected. We only need to analyse the different results offered by Eurostat surveys about the usage of eGovernment services in Spain in the last twelve or three months. Secondly, not everybody need to have relationships with Public Authorities. Finally, not everybody have a knowledge of what services are provided by Public Authorities. Evidences for these two last assertions are provided by a survey conducted by the Spanish Sociological Research Agency in 2010 for the Public Services Evaluation Agency.

The reason of the partial picture provided by Eurostat surveys is the hidden take up of eGovernment services: The indirect usage of the services through intermediaries. In the case of Spain, many companies always have been outsourcing their relationships with Public Authorities through small private offices specialised in this field. With the dawn of eGovernment services, the situation has not changed. Although the small private offices has shifted towards  the usage of the electronic channel, the companies they represent are unaware that their relation with Public Administrations actually are conducted online. Similar landscape appear in the arena of the relationships between citizens and governments, but in this case the role of intermediaries are played mainly by family members and friends.

Therefore, we need a mechanism to overcome the assumptions that underpin the Eurostat surveys in order to have a complete picture of the take up of e Government services. Apart of the factors mentioned above for the citizens survey, in the case of the companies survey the limitations are that the size of the companies are not weighted and not all the NACE sectors are included. For these reasons, in 2010 we began to collect data about the number of cases handled online and face-to-face for the main eGoverment services provided by the National Government. The aim was to have a better view of the shift from the analogical model to the digital world in Government services.

The IT system used as the cornerstone for collecting the data is the Administrative Inventory System (AIS). The AIS was established in 1992, originally only as system for compiling the administrative procedures based on software applications. In the transition phase for the implementation of Spanish eGovernment Act (Law 11/2007), the system evolve as an inventory of all the National Government administrative procedures with the information about its degree of online availability. The system was a critical instrument for tracking the implementation of the eGovernment Act which included the obligation of providing through electronic means all the National Government services by the end of 2009. In 2010 the National Interoperability Framework include the obligation for ministries and agencies of the National Government the updating of the information contained in the AIS about its procedures, including the number of cases handled through the different channels.

The AIS is not a complex system. It has a user-friendly web interface and a database which is the hard of the system. In order to pave the way for the integration of the AIS with the back-office the ministries and agencies, the AIS offered also a M-2-M interface based  in web services. The database includes for each procedure its regulation, forms, degree of online availability, number of cases handled through each channel and a clasification attending the target (citizen or company), type (grant, taxes, statements, ...) and policy (education, health, ...). More than 2000 procedures and services are compiled in the AIS database.

The results are published yearly in the website of the eGovernment Observatory since 2010. This information help us to complement the information provided by Eurostat surveys. The results show an steady growth in the take up of eGovernment services, with a similar trend to Eurostat surveys but at higher level in terms of absolute numbers. According with the data collected, nearly 70% of the citizens transactions with the government and more than 90% of the companies transactions are handled online.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Notas sobre legislación #RISP


Nota previa: Esta entrada es la nota resumen de un curso sobre legislación sobre Reutilización de la Información del Sector Público para el Gobierno de Aragón que he impartido.

La Reutilización de la Información del Sector Público (RISP) es una materia sobre la cual la legislación existente es materia reciente, y consecuentemente en evolución. Sus orígenes se remontan tan sólo a 1999, momento en el que la Comisión Europea inició el proceso que desembocaría en el desarrollo de la Directiva 2003/98/CE con el documento "Green paper on PSI in the Information Society"[1]. En el pueden encontrarse ya los puntos que han conformado el debate legislativo sobre la RISP en la última década:
  • Definición del concepto de información del sector público
  • Ámbito de aplicabilidad de la legislación entre toda la información existente
  • La igualdad de derechos en lo referente a la reutilización de la información
  • Modelos de tarificación por la información
  • Límites de la reutilización de la información frente a la protección de datos personales y los derechos de propiedad intelectual

La RISP es concebida en la Directiva 2003/98/CE[2] como un valor añadido sobre las normas de acceso a la información pública, las cuáles no pretende modificar, por ser materia competencial de cada uno de los Estados Miembros en virtud de los Tratados de la Unión. Si bien en la propuesta inicial de la Comisión Europea se contemplaba la reutilización de la información pública como derecho ciudadano sobre cualquier información accesible[3], el texto final de la legislación comunitaria quedo tan sólo en el establecimiento de la igualdad frente a la reutilización de la información. La definición de qué información tiene carácter reutilizable y cuál no, se mantenía como concesión discrecional de las Administraciones Públicas. De igual modo, quedaban fuera del ámbito de aplicación de la Directiva la información generada por la instituciones culturales de carácter público y se permitía establecer precio sobre la información pública declarada reutilizable.

La transposición de la Directiva 2003/98/CE fue lenta por parte de los Estados Miembros. En el caso concreto de España, al igual que en el de un gran número de ellos, se realizó fuera del plazo para ello. El resultado de la transposición de la directiva comunitaria a nuestro marco legal es la Ley 37/2007, de 16 de noviembre, sobre reutilización de la información del sector público[4]. La ley no incluía novedad alguna sobre la directiva, más allá de encuadrarla dentro de la legislación de acceso a la información propia de nuestro país.

La promoción de la RISP dado por iniciativas nacionales como el proyecto Aporta, la creciente concienciación sobre el valor económico de la información del sector público a partir del informe MEPSIR[5] y el impulso del movimiento opendata internacional, revelaron las limitaciones del marco legislativo existente. Sólo el reconocimiento de la reutilización de la información pública como derecho ciudadano y el establecimiento de licencias tipo idénticas podrían dar soporte a la creciente industria infomediaria. Esos son precisamente los dos objetivos principales del Real Decreto 1495/2011, de 24 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2007, de 16 de noviembre, sobre reutilización de la información del sector público, para el ámbito del sector público estatal[6].  Adicionalmente, el Real Decreto introduce las obligaciones para la Administración General del Estado de mantener un catálogo de información pública reutilizable y el desarrollo de una Norma Técnica de Interoperabilidad sobre la materia dentro del marco del Esquema Nacional de Interoperabilidad. Aunque el Real Decreto es sólo de aplicación en el sector público estatal, existen Administraciones de otros niveles territoriales que están haciendo transposiciones del mismo a su ámbito de competencias.

El último eslabón de la cadena legislativa hasta la fecha es la revisión de la Directiva 2003/98/CE actualmente en curso[7]. Dicha revisión formaba parte de los compromisos de la Comisión Europea contemplados en la Agenda Digital para Europa[8]. El principal objetivo de la propuesta de la  Comisión Europea es la introducción del derecho a la reutilización de la información, promover la disponibilidad de información en formatos estándares reutilizables de modo automatizado, ampliar parcialmente el ámbito de la directiva a museos y bibliotecas públicas y la generalización de la carga de costes marginales por la información como regla en lugar del retorno de la inversión.



[1] “Green paper on PSI in the Information Society”, European Commission, January 1999, COM(1998)585.  http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/docs/pdfs/green_paper/gp_en.pdf
[3] “Proposal for a Directive of the European Parliament and of the Council on the re-use and commercial exploitation of public sector documents”, European Commission,  June 2002, COM(2002) 207 final. http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/docs/pdfs/directive_proposal/en.pdf
[5] “Measuring European Public Sector Information Resources (MEPSIR)”, European Commission, June 2006, http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/actions_eu/policy_actions/mepsir/index_en.htm
[7] "Proposal for a Directive of the European Parliament and the Council amending Directive 2003/98/EC on the re-use of public sector information", European Commission, December 2011. http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/docs/pdfs/directive_proposal/2012/proposal_directive.pdf

miércoles, 17 de octubre de 2012

#RunOgov - Cultura #open y reutilización de información y aplicaciones


Nota previa: Anotaciones para intervención en evento #RunOgov de Club de Innovación celebrado el 17/10/2012 en Valladolid


Tim O'Reilly define el núcleo de la Administración y el Gobierno como "lo que hacemos juntos porqué no podríamos hacerlo solos". Es una definición del núcleo de la actividad que han de desarrollar los poderes públicos complementaria de su visión de los mismos cómo una plataforma, un habilitador de la actividad colectiva de la sociedad. Ello nos lleva a que una Administración o Gobierno Abierto es aquel que presta servicios abiertos, servicios sobre los que empresas, ciudadanos y otras Administraciones pueden ejecutar acciones colectivas y construir nuevos servicios aportando valor público añadido. Una Administración o Gobierno Abierto es, en definitiva, aquella que reconoce que no todos los servicios puede prestarlos de modo eficiente y/o eficaz por si sola, y a su vez se apoya en los servicios de terceros para prestar nuevos servicios públicos de un modo eficaz y eficiente.

La reutilización de la información del sector público y de aplicaciones software desarrolladas por las Administraciones están, forzosamente, en el centro de toda estrategia pública de Gobierno Abierto. En ambos casos, habilitan la creación de nuevos servicios públicos y privados, haciendo posible ese lema de nuestra infancia "sólo no puedo, con amigos si". Aunque si me gustaría resaltar, que dicha cultura favorecedora de la reutilización debería ser no sólo el eje de la actividad del sector público, sino también del sector privado. Es mucho lo que nos jugamos con ello. En un momento de parálisis económica la colaboración masiva puede crear riqueza.

Para comprender el valor de lo que se puede crear apoyándose en la reutilización y la cultura de lo abierto, quiero dar sólo tres cifras:
Son cifras ciertamente abultadas, pero que debemos divulgar sin miedo quienes creemos en la cultura de lo abierto y el factor multiplicador de beneficios económicos que las TIC aportan a la Administración y la Sociedad. Y hemos de hacerlo por dos razones. En primer lugar, por el valor de las fuentes de las estimaciones, en los casos mencionados Comision Europea y McKinsey, igual de válidas para este campo que las que realizan para otras y son base de decisiones sobre políticas públicas. En segundo lugar, y lo que es más importante, porque la enorme contribución económica de las TIC al sector público, apoyada sobre compartir información, está ya contrastándose con hechos, baste recordar la cifra de ahorro del 20% de gasto en medicamentos que está ya suponiendo la receta electrónica según datos del Ministerio de Sanidad.

El secreto del potencial económico de la reutilización de la información y de las aplicaciones está en el caldo de cultivo para la innovación que es capaz de generar. La innovación es crear nuevos servicios y productos dando nuevos usos a servicios y productos ya existentes. Con cada pieza de información o software que ponemos a disposición de terceros estamos alimentando el círculo virtuoso de la innovación, y, consecuentemente, haciendo nuestra sociedad mejor y más productiva. Es por tanto un deber cívico de todos, comenzando por la Administración, participar en la cultura de lo abierto.

Ejemplos de cómo las Administraciones somos partícipes ya de ésta cultura de lo abierto existen, en mayor o menor medida, en todos los niveles territoriales de nuestro país. Por citar algunos más cercanos a mi actividad cotidiana como funcionario de la Administración General del Estado:
Las Administraciones ya han comenzado a liberar el potencial económico y de innovación derivado la reutilización de información y aplicaciones públicas. Habremos de continuar por esa línea y demandar las mismas iniciativas al sector privado. Ejemplos fructíferos de colaboración público-privada en la apuesta por la cultura de lo abierto ya hay en otras latitudes como USA, donde la conjunción de ambos está dando lugar a iniciativas interesantes en ámbito de Energía o EducaciónLa innovación basada en la cultura de lo abierto es la única alternativa que tenemos como sociedad.

viernes, 5 de octubre de 2012

Viajando por Lituania y Letonia

Comienzo hoy una de las actividades que me apasionan: viajar marcándome mi propia ruta, fuera de los cauces marcados por las agencias de viajes o tour operadores. Crearte tu propio recorrido desde cero, explorar alternativas de destino, elegir etapas que se adecuen a tu ritmo. Viajar es un laboratorio de nuestro recorrido vital.

Cada año, un nuevo país. No se acaban nunca las rutas no andadas.

Esta vez ha tocado volver a los países del Báltico. Hace unos años fue Estonia. Ahora tocan Lituania y Letonia. Desde Riga onde estoy, esperan cuatro parques nacionales, Vilnius y vuelta a Riga. Durante casi dos semanas recorrer en la soledad de pareja más de 1.500 kilómetros de tierras extrañas.

Estas son las etapas que quedan por delante. Espero a alguien le sirvan las ideas para buscar sus propias etapas sobre el mismo terreno.

  • Vilnius
  • Riga

jueves, 4 de octubre de 2012

Apertura #MP2012Astic : Nuestro valor son evidencias y capacidad de propuesta

Buenos días.

En primer lugar, en nombre de la Junta Directiva de ASTIC queremos dar las gracias a todos por que hayáis encontrado un hueco en vuestra agenda para compartir con compañeros y empresas colaboradoras el Meeting Point 2012

El encuentro de este año, lo celebramos entre turbulencias económicas y un continuo debate sobre la redefinición de la función y perímetro del sector publico. Es por tanto el momento de reflexionar sobre cuál ha de ser nuestra contribución como profesionales públicos de las TIC a la sostenibilidad de la sociedad y la Administración.

Nuestro papel en la Administración es un debate que no debemos rehuir. Siendo mucho lo que hemos aportado en la Administración, seguimos aportando y nos queda mucho por aportar. Con nuestra labor cotidiana, introducimos mejoras en eficiencia y eficacia administrativa y generamos ahorros de costes a nuestro país en un momento en el que, ciertamente, lo necesita.

Estamos reduciendo en un 93% los costes de transacción para cada uno de los miles de trámites que cada día realizan las empresas y ciudadanos con la Administración, a través del canal electrónico que hemos desarrollado y mantenemos vivo.

Estamos siendo capaces de impulsar un nuevo sector económico mediante la publicación electrónica de la información pública para su reutilización por las empresas. Un sector que ya genera entre 350 y 550 millones de Euros anuales en nuestro país y puede llegar a generar hasta los 4.000 millones de euros, según la Comisión Europea.

Logramos ya importantes ahorros internos y estamos en el camino de profundizar aún más en ellos. Baste decir que la automatización completa del ciclo de vida de contratación supondría un ahorro de hasta 8.000 millones de Euros para las Administraciones de nuestro país

Estamos incrementando la eficiencia operativa. Un ejemplo es el caso de AEAT, la cual en menos de 10 años ha aumentado un 40% el numero de declaraciones de los impuestos más habituales procesadas sin incrementar los recursos humanos y reducido periodo de devolución de iIRPF de meses a días. Eficiencia comparable a la de otros grandes centros como Seguridad Social o Catastro.

Son evidencias de nuestro valor público, evidencias que todos debemos esforzarnos en generar y divulgar para demostrar que no son casos aislados. Los números son nuestros aliados y hemos de perder el miedo a las matemáticas, son nuestros argumentos para la defensa de un modelo público de las TIC en la AAPP. Sin facilitar datos, nos será más difícil poner en valor nuestra labor ante la sociedad.

Esas cifras son nuestra historia. Pero ahora se nos exige más. En los primeros contactos que la nueva Junta Directiva esta manteniendo, es continua la petición de que aportemos soluciones y propuestas, porque éste es el momento de hacerlo. Así ASTIC ha realizado ya aportaciones para la Agenda Digital para España y el Plan Mejora, y sigue trabajando para elaborar nuevas propuestas.

Debemos buscar y dar soluciones mas allá de la función directa y concreta en las unidades en las que prestamos servicio, deben los responsables políticos identificar a ASTIC como una asociación de profesionales capaz de ser la Asesoría Tecnológica de la Administración. Debemos emplear nuevos paradigmas tecnológicos, aplicar modelos de innovación abierta en colaboración con empresas y sociedad, organizarnos aprovechando mejor las infraestructuras comunes para ofrecer las mejores soluciones[sectoriales aprovechándonos de la cercanía al negocio que nos dan las SGTIC. Nuestras propuestas son, en sí, una defensa del modelo público de tecnologías de la información y la capacidad de sus profesionales.

Debatamos hoy sobre soluciones y medidas, porque nuestro valor para la Administración y Sociedad está en nuestra capacidad de propuesta.

palyginti kainas