domingo, 12 de agosto de 2012

Un funcionario y las #RedesSociales

En estos días, se ha escrito en diversas bitacoras sobre Administraciones Públicas y Redes Sociales. Así, sin mucho esfuerzo recuerdo el caso de Crisol TIC o de Administración Electrónica Profesional. Pero seguro que hay muchos más. En ellos se analizaba la presencia o no de la Administración en los medios sociales desde el punto de vista de la organización, así como los beneficios que para éstas reportan. Menos frecuente es encontrarse con el caso personal, la descripción de lo que significa para los individuos que conforman el servicio público en su relación con el puesto que ocupan.

En el fondo, el alcanzar la obtención de un valor personal de las redes sociales difiere poco del caso de las organizaciones. Por ello, la participación de las personas en las redes sociales es tan importante para las primeras: Tener empleados usuarios frecuentes y experimentados en las organizaciones redunda en el beneficio que éstas obtengan del medio social. Tanto en la utilización personal como de la organización de los medios sociales, el valor sólo se obtiene si se hace con un propósito, haciendo uso del medio adecuado y dentro de la comunidad adecuada.

Y esa ha sido mi experiencia personal.

Comencé en los medios sociales allá cuando preparaba mi oposición para acceder al servicio público. Entonces no eran las mismas tecnologías, tan sólo blogs y foros. Twitter y facebook eran fenómenos colaterales sin apenas repercusión. El propósito de aprobar, con los medios sociales entonces al alcance y dentro de la comunidad opositora, contribuyeron a que finalmente accediera a la función pública.

Más tarde ha sido el quehacer diario. En varios casos, pero resalto tan solo el derivado de mi participación en Proyecto Aporta y datos.gob.es. Fundamentalmente twitter, el medio social omnipresente como vía de diálogo y comunicación en mis días, me ha servido al propósito de tratar de impulsar la reutilización,  ha sido crítico para entrar en contacto directo con la comunidad infomediaria y de otros empleados públicos involucrados con la materia. No creo que sin los medios sociales mi trabajo hubiera sido tan efectivo.

Y luego han existido los frutos colaterales. Seguimiento remoto de eventos a través de hashtags de twitter, obtener información para difundir por twitter @obsae , adquisición de conocimiento de medios profesionales o seguimiento de la actualidad UE en materia de Administración Electrónica.

No se si, como dice McKinsey, mi productividad depende en un 20%-25% de las Redes Sociales, pero si se que mi trabajo sería radicalmente distinto sin ellas. Y supongo que mi historia no es la única en la Administración Pública.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

palyginti kainas