jueves, 16 de agosto de 2012

#aapp y #RedesSociales

Como nuevo medio tecnológico de información, la incorporación de las Redes Sociales implican arrancar un ciclo completo de introducción en las organizaciones. En ese ciclo, evoluciona la actitud de la organización hacia el nuevo medio tecnológico, del mismo modo que los instrumentos que se despliegan para extraer el valor percibido para el negocio que, derivado de esa actitud, se intuye en cada momento.

La visión expuesta en el párrafo anterior nos da una triada evolutiva de actitud-instrumentos-valor, que nos permite analizar en que etapa de la jornada de incorporación de las redes sociales está cada organización. No es algo nuevo para el caso de las Redes Sociales, sino un caso más en que puede apreciarse la evolución de un nuevo medio electrónico de información.

El primer peldaño de la evolución lo constituye la triada "ignorancia-no hacer-sin valor". Las organizaciones permanecen una fase, más o menos larga dependiendo de su capacidad para asumir innovaciones, sin utilizar una tecnología ni tomar ninguna acción al respecto por no apreciar valor para el negocio. La etapa sólo es superada al analizar buenas prácticas y casos de éxito (reales o no) de organizaciones similares. Esta ha sido la situación de muchas Administraciones Públicas al respecto de las Redes Sociales, que sólo a lo largo de 2011-2012 ha ido variando. 

Segundo peldaño de la evolución es "miedo-control-ocasional". Se descubre el uso de la tecnología y un primer atisbo de su potencialidad para el negocio, que se intuye puede cambiar las reglas del mismo. Al mismo tiempo que se comienza a extraer valor ocasional, se trata de realizar de modo controlado, cercenando su uso fuera de los cauces organizativos. En el caso que nos ocupa, ello se traduce en actitudes de prohibición de acceso a Redes Sociales y/o embridado de usos en marcha antes de que la organización sea consciente de la tecnología. Actitudes ambas de las que podemos encontrar ejemplos en las Administraciones Públicas.

Superado el tercer peldaño, se entra en una fase marcada por "recomendación-formación-operativo". Se descubre que la política de control no es posible por la extensión de la accesibilidad a la tecnología, por lo que se evoluciona hacia una recomendación de su uso para tratar descubrir colectivamente su valor, si bien es necesario desplegar instrumentos de formación interna para ello. El valor que se comienza a extraer es de carácter operativo. Ejemplos de este estadio relativo a las Redes Sociales en las Administraciones Públicas son amplios, el uso como medio de comunicación unidireccional de divulgación de proyectos y actividades fomentados por la existencia de Guías de Estilo y Uso de Redes Sociales.

El cuarto peldaño de la evolución es la fase encuadrada en la triada "producción-archivo-táctico".  La nueva tecnología comienza a incorporarse a los procesos de producción, y es necesario hacer archivo de su utilización y los mensajes difundidos a través de la misma, tanto para aprender lecciones mediante el análisis como para cumplir con requisitos legales. El uso comienza a tener un carácter táctico que aprovecha las capacidades y experiencias desarrolladas en la etapa anterior, pero careciendo de una estrategia global. Existen menos casos a este respecto, pero ejemplos del uso como medio de atención al ciudadano en algunas administraciones, como es el caso de algún servicio 112.

La etapa final es su consideración como un medio más al servicio del negocio, e integrado plenamente en las cadenas de generación de valor. La triada definitoria pasa a ser "integración-monitorización-estratégico". Las  redes sociales pasan a ser un medio de colaboración masiva y habitual. En el caso de la integración de las redes sociales en la organización, da lugar a las organizaciones sociales de las que habla Mark McDonald, organizaciones que, de modo natural, eligen la colaboración a través de redes sociales cuando es apropiado como vía para alcanzar sus objetivos. Ello exige una continua monitorización de los resultados obtenidos y de la presencia en las redes sociales. Probablemente, aún estemos lejos en las Administraciones de alcanzar esta etapa, aunque no menos lejos que la mayoría de las organizaciones.


3 comentarios:

  1. Buenas tardes Emilio
    Estaba leyendo tu artículo, que al ser en agosto se me había "escapado", y he visto que hacías referencia a que algún 112 se había utilizado la tecnología social.
    Estoy muy interesada en aquellas referencias que surgen en nuestro panorama nacional, como vía de, como dices, punta de lanza para que otras se animen, por lo que si me puedes decir a qué comunidad te estás refiriendo, te estaría muy agradecida.

    Saludos

    Mayte Sánchez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Cataluña el 112 usa twitter. Al menos eso leí ...

      Eliminar
  2. Sí, es cierto.

    He visto después que el 112 de la comunidad de Madrid también inició una política de difusión y escucha vía redes sociales.
    http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1142677553049&language=es&pageid=1109173111725&pagename=PMAY%2FCM_Actualidad_FA%2FPMAY_ActualidadColor

    Muchas gracias por la información
    Saludos

    ResponderEliminar

palyginti kainas